.
ANALISTAS TLC con Corea
sábado, 9 de noviembre de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

La decisión de apoyar o no el TLC con Corea no es sencilla, pues las diferencias en el desarrollo de ambos países son claras. Mientras Corea está de moda, los esfuerzos colombianos por exportar cultura y turismo son todavía muy mínimos.

Según un análisis de factibilidad del tratado de libre comercio de Fedesarrollo, existen 23 sectores en los que Corea tiene ventaja comparativa frente a Colombia. De estos hay algunos en los que Colombia es un fuerte importador como lo son: en el de sistemas y aparatos de transmisión de radio y televisión así como de telefonía y telegrafía, el de fibras sintéticas y artificiales, y el de vehículos automotores y sus respectivos motores, entre otros. Solo 9 de los 23 sectores sobre los cuales Corea presenta ventaja son productos que interesan al país, y de estos hay varios que ya se vienen comercializando; sin embargo, Colombia no representa un mercado importante para Corea. En el primero, el de los aparatos de transmisión de radio, televisión, telefonía y telegrafía, Colombia es el cuarto destino de Latinoamérica con un poco más del 6% de la participación. Para el caso de vehículos, Colombia es el tercer destino. Frente a aparatos de uso doméstico, Colombia concentra el 12,3% de las exportaciones coreanas de estos a Latinoamérica. Si para esos sectores se pueden bajar los aranceles de entrada entonces los beneficiados pueden ser tanto los consumidores como la industria que podrá importar equipos más baratos; sin embargo, muy probablemente Colombia tenga una balanza comercial desfavorable. 

Frente a Colombia, existen 27 sectores en los que el país tiene ventaja comparativa frente a los productos coreanos: carbón de piedra, extracción de minerales y metales preciosos, productos de café, refinería de azúcar y trapiches, productos de horno de coque, productos agrícolas, producción pecuaria, cueros y sus preparaciones, extracción de petróleo crudo y gas natural entre otros. De estos, Corea es importador intensivo en extracción y aglomeración de hulla (carbón de piedra), metales preciosos, extracción de petróleo crudo y gas natural, ingenios de refinería de azúcar y trapiches; en resumen Corea podría demandar productos de apenas 8 sectores de los que Colombia tiene ventaja, pero en el caso del carbón de piedra sus proveedores son países de su región. Frente a los otros, el país asiático tiene proveedores como México, Guatemala, Brasil y Ecuador entre otros, lo que podría indicar que es un mercado en el que Colombia puede crecer en ventas y en el que sin duda unos aranceles más beneficiosos contribuirían a esto. 

Cabe mencionar que Corea, exportador de Inversión Extranjera Directa y Colombia como receptor, puede ofrecerle un excelente mercado de entrada a Latinoamérica. El gobierno había identificado sectores potenciales para recibir esta inversión como el de biocombustibles, tecnologías de la información, cosméticos entre otros; esas inversiones contribuirán en gran medida al desarrollo de las industrias nacionales y la generación de empleo. Las empresas coreanas que hoy están en el mercado ven en Colombia un escenario ideal para el desarrollo de sus actividades. 

Corea, con 100 mil Km cuadrados, es 11 veces más pequeña que Colombia, sin embargo, cuenta con una población de 48 millones de habitantes. Reconociendo que el potencial agropecuario en Colombia es gigante y que Corea cuenta con una alta densidad poblacional, es claro que si se logra dinamizar la producción de modo que sea más competitivo, el país podría exportar gran cantidad de alimentos a Corea, además de acceder más fácilmente al resto de los mercados asiáticos. 

La inversión junto a un trabajo fuerte del gobierno y de las empresas, y una modernización del campo que fortalezca y establezca negocios de largo plazo con este mercado, harán posible que ambos países salgan beneficiados de una relación comercial más estrecha.