.
ANALISTAS ¿Por qué emitir billetes de $100.000?
sábado, 14 de marzo de 2015
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Polémica ha suscitado en algunos círculos del país, el anuncio del Banco de la República de emitir billetes de $100.000. Los amigos de esta medida expresan que con ella se  hará más cómodo el manejo del dinero, se evitará que la gente tenga que transportar más billetes, corriendo riesgos derivados por su notoriedad.  

Se argumenta también que los billetes con esta denominación reducirán el manejo del dinero plástico que implica para el usuario pagar cuotas de manejo por su uso, por conceptos de consultas, comisiones por el uso del datáfono por parte del vendedor, costos de servicios como consignaciones y transferencias y otros, y además el impuesto del 4 por mil.

Quienes defienden la medida también aducen que habrá un efecto positivo en la productividad pues los usuarios ahorrarán tiempo en las filas cuando vayan a comprar o pagar productos o servicios, lo que generará un mayor bienestar en la sociedad.

De otro lado están aquellos que se oponen a la medida, encabezados por la Asobancaria, entidad que a través de sus voceros ha expresado frente a la emisión de los billetes de  $100.000. “Resulta ineficiente en la reducción de los costos de transacción y obstaculiza la inclusión financiera”. También afirma la Asobancaria que el billete de $100.000 “facilita el transporte de dinero ilegal y contribuye a dinamizar la evasión en la medida en que termina fomentando el uso del efectivo en transacciones de alto valor y promueve la informalidad”.

Hay que resaltar que lo que se grava con el 4 por mil son las transacciones realizadas a través de las cuentas bancarias, no el manejo de dinero en efectivo, el que es absolutamente legal en Colombia.  Si no existiera el impuesto del 4 por mil que es antitécnico, odioso,   se creó temporalmente y los gobiernos lo han venido prorrogando indefinidamente, habría más bancarización. 

La manera para que los bancos capten más dinero se dará con medidas como por ejemplo, la mejora de sus tasas de captación, la reducción de los costos de manejo del dinero plástico y de servicios como retiros, consultas y transferencias a través de algunos cajeros automáticos.

La falta de una mayor inclusión financiera no se dará por efecto de la impresión de los billetes de $100.000, como no se da ahora porque circulen billetes de $50.000, se da por la ausencia de unas condiciones más favorables para el usuario, que deben ser ofrecidas por el sistema financiero, si quiere que se maneje más dinero a través de él, especialmente para quienes hacen parte de los estratos económicamente más bajos.

La gran verdad de la anunciada impresión del billete de $100.000, que no se ha dicho por parte de la autoridad monetaria, es que nuestra moneda ha perdido poder adquisitivo o de compra y por eso se hace necesario imprimir un billete de mayor denominación.  Cada vez los costos de adquisición de los productos serán mayores si tenemos en cuenta la inflación a la que estamos abocados, que  afecta la canasta familiar en productos como el arroz con alza de 35% en lo que va corrido de este año.  

Es ésta y no otra la verdadera causa que obliga a la autoridad monetaria a imprimir este billete. Esta medida será el reflejo de la devaluación, de la pérdida del poder adquisitivo, de una mayor inflación, del empobrecimiento de la gente, todo esto, producto de políticas no previsivas y muchas veces equivocadas que han disminuido la productividad nacional.