.
ANALISTAS ¿Optimismo?, moderado
sábado, 28 de junio de 2014
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Se observa al Gobierno muy contento frente al crecimiento económico del primer trimestre del año. No se está diciendo que fue malo, después de tantas caídas un ascenso es apreciable; sin embargo, no se debe a un elemento definitivo, más aún, debe exigir que se preste mucha atención sobre su desarrollo. Aún no hay suficientes datos para decir cómo va la economía del segundo trimestre.

Según el Dane, los resultados del primer trimestre fueron los siguientes: la economía colombiana creció  6,4% con relación al mismo trimestre de 2013 y 2,3% frente al trimestre inmediatamente anterior. Los sectores que jalonaron este mayor crecimiento fueron construcción con un crecimiento del 17,2%; actividades de servicios sociales, comunales y personales con un crecimiento del 6,3%; y el agropecuario, silvicultura, caza y pesca con un crecimiento del 6,1%.  

Aunque en los primeros tres meses del año se presentaron buenos resultados en cuanto a producción industrial y ventas, el cuarto mes ya tuvo caídas. Entre enero y febrero la producción creció 5% y entre febrero y marzo creció 4%; sin embargo, entre marzo y abril volvió a caer en 2%. El mismo efecto se vio en las ventas reales.  Parece importante anotar aquí que si bien el empleo permanente creado en el primer trimestre fue muy poco, el empleo temporal fue mucho mayor; mientras el permanente creció entre enero y febrero en 0,5%, el temporal lo hizo en 5%, lo que quiere decir que el sector industrial no está creando empleo de calidad.

Ahora si se mira el PIB sectorial, no todo en el primer trimestre salió bien; entre el último trimestre del año pasado y el primero de este año el PIB de la actividad de extracción de minas y canteras cayó en 0,6%, el de la actividad industrial solo creció 0,7%; el de la actividad de comercio, reparación, restaurantes y hoteles solo creció en un 0,3%; y el de la actividad de suministro de electricidad, gas y agua decreció en 0,2%.

En los años setentas, el sector industrial acumulaba 25% de la mano de obra, ahora solo aporta en 13%. En los últimos años se ha creado mucho empleo, pero ¿en qué sectores?, ¿es empleo de calidad?, ¿es permanente? 

Cabe hacerse énfasis en que el PIB del sector de minas cayó en este primer trimestre. Elemento al que hay que ponerle ojo pues en los últimos años no solo ha representado la mayor parte de las exportaciones sino también el receptor preferido de inversión extranjera directa del país. Claro, no es un sector del que debemos depender, los efectos de eso sobre el resto de la economía no han sido buenos, pero le generan unos ingresos al Estado con los que se trabaja en programas de inversión social y otros. Por lo anterior tampoco es un sector que se pueda descuidar.    

No se puede suponer que el buen resultado de este trimestre implique un desempeño igual o mejor en los próximos trimestres más aun cuando hay sectores que están creciendo muy poco o algunos que están decreciendo, y mientras la producción industrial siga cayendo, una señal significativa de recuperación económica estará lejos.

Al Gobierno que continúa le queda todavía la tarea de reactivar la industria y la agricultura.  El Pipe no dio los resultados esperados, los agricultores no están del todo satisfechos y la reforma tributaria de 2012 no parece haber resultado como se suponía. Otro dato que no es para estar contentos, la disminución de la desigualdad se estancó en el último año.