.
ANALISTAS La enseñanza de las matemáticas
miércoles, 24 de septiembre de 2014
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

En los modelos macroeconómicos dinámicos hay un parámetro difícil de cuantificar en la realidad, es la tasa de descuento intertemporal. En palabras sencillas, esta tasa mide la importancia que le dan las generaciones presentes a las futuras. Estos modelos también son conocidos como de generaciones traslapadas o solapadas.

La tasa de descuento mide, en últimas, el “altruismo” inter generacional. Por ejemplo, al llevarlo al ámbito familiar, si a los padres les interesa realmente el futuro de sus hijos, entonces tendrán una tasa de descuento bajita, pero si a los padres no les interesa el futuro de sus hijos entonces tendrán una tasa de descuento alta.

En el mundo académico, este altruismo intergeneracional es la importancia que para los profesores tiene el futuro de sus estudiantes a todo nivel (primaria, bachillerato, pregrados, maestrías y doctorados), por lo tanto los profesores tienen un papel fundamental en la formación de los estudiantes, quienes en el futuro contribuirán al desarrollo económico del país. Un país genera desarrollo económico cuando los estudiantes superan a sus maestros.

En muchos trabajos de investigación a nivel mundial se ha comprobado que las habilidades y conocimientos adquiridos por los jóvenes en sus primeros 16 años son fundamentales para el desempeño y su forma de vida futura. Por lo tanto, lo que se aprenda en el colegio y la forma como se transmita ese conocimiento marcarán el futuro de un país.

La enseñanza en matemáticas en los colegios requiere de muchas habilidades de los profesores. Un buen profesor de matemáticas no solo tiene que conocer al derecho y al revés las diferentes metodologías, también tiene que saber transmitir este conocimiento y, más importante aún, enseñar a analizarlo e interpretar su lógica para aplicarlo en la vida real.

Por ejemplo, todos en el colegio resolvimos y nos aprendimos los diferentes métodos de factorización y resolvimos polinomios de grado dos, tres, etc. Pero muy pocos saben qué aplicabilidad tienen en la vida real. Infinidad de problemas de la vida real se pueden resolver a través de la factorización o al encontrar las raíces de un polinomio, pero muy pocos estudiantes de colegio saben que pueden resolver problemas prácticos con esta metodología. Lo mismo sucede con todas las matemáticas, desde las más básicas hasta las más complejas.

En Colombia, las matemáticas se limitan a la solución de ejercicios, por lo cual los estudiantes repiten las metodologías y en la mayoría de los casos se aprenden de memoria los ejercicios, para que luego se olviden dos días después. Si a los estudiantes se les enseñara la lógica de las metodologías y sus múltiples aplicaciones, entonces los procesos analíticos mentales les darían una mayor solidez del conocimiento adquirido y el chip mental les cambiaría.

Ahora las preguntas son: ¿hay suficientes profesores capacitados para enseñar adecuadamente las competencias matemáticas? ¿Están dispuestos a transmitir este conocimiento a las generaciones futuras?

En los países desarrollados el conocimiento se va mejorando generación tras generación. Cada científico y cada académico hacen su aporte a las siguientes generaciones, las cuales mejoran el conocimiento y generan ciencia y tecnología.

Para mejorar el nivel en matemáticas de los estudiantes colombianos se necesitan profesores con el suficiente conocimiento, que puedan transmitirlo con métodos pedagógicos nuevos y prácticos y que permitan que los estudiantes pasen a un nivel superior para que las futuras generaciones sean mejores que las anteriores.

Sin duda, el Ministerio de Educación juega un papel importante en este proceso. En el campo de las matemáticas las preguntas lógicas que se deben responder son: ¿qué es lo que hay que enseñar? ¿Cómo se debe enseñar? ¿Qué es lo que se espera en el futuro al enseñar lo que se enseña?

El Ministerio deberá enfocarse principalmente en mejorar el nivel de las matemáticas en los colegios públicos, que, en últimas, es capacitar adecuadamente a los profesores de esta área. 

La solución al bajo rendimiento la tienen los profesores con lo que dictan en los salones de clase y en la forma como lo dictan, por esto es importante que los libros de texto utilizados apliquen metodologías pedagógicas y de enseñanza de vanguardia.

Aunque los buenos resultados en las pruebas Pisa es el fin buscado, lo importante es el proceso para lograrlos.