viernes, 25 de octubre de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Según el informe de la muestra mensual manufacturera del Dane publicado el 18 de este mes, la industria sigue cayendo y, el empleo que supuestamente crecía está disminuyendo en sectores como el manufacturero.

Según los resultados, 33 de 48 subsectores industriales decrecieron, y de estos seis contribuyeron 3,3% a la caída total. Mientras que los 15 sectores que crecieron tan solo aportaron positivamente 1,4% a la variación total. La industria de vehículos cayó 28,9% mientras el sector que más creció fue el de otros productos alimenticios que tuvo una variación positiva de 13,9%.

Frente al empleo, 32 de los 48 subsectores disminuyeron la contratación de personal durante lo corrido del año, es decir, no solo en el mes de agosto, sino en el periodo de enero a agosto de este año. Los subsectores que más cayeron en contratación fueron el de maquinaria y aparatos eléctricos con 14%, el de hilatura y tejedura con 12,2% y el de confecciones con 8,3%. En conjunto, estos sectores contribuyeron a la caída de 1,5% al empleo que en total cayó 2,1%.

La demanda ha disminuido generando que los industriales produzcan menos y que empleen menos. La evidencia es clara, mientras en 2011 la demanda interna creció 8,2%, en 2012 aumentó 5,4%, y mientras en el primer semestre de 2012 la variación fue de 6,5%, la del primer semestre de este año fue de 3,8%. Y en cuanto a las exportaciones, los resultados son aún menos favorables; mientras en 2011 crecían a 12,9%, en 2012 la variación fue apenas de 5,4% y mientras para el primer semestre de 2012 el aumento fue de 6,5% para el primer semestre de este año apenas fue 2,4%. Frente al consumo de los hogares la tendencia es la misma. 

En enero de este año, 28 subsectores era los que caían mientras que los que crecían eran 20, a agosto de este año 5 subsectores más han empezado a caer. 

A principio de este año, las proyecciones de crecimiento de la economía estaban por encima de 4%, cifras que los organismos y diferentes analistas económicos han ido bajando con el paso de los meses. 

El Plan de Impulso a la Productividad y al Empleo (Pipe) no ha sido suficiente. Bajar las tasas de interés para compra de vivienda y eliminar la sobretasa de energía y gas para la industria son elementos que no han contribuido de manera definitiva a mejorar el desempeño industrial. Es necesario la reducción de las tasas de interés para todos los sectores de la industria así como aumentar la efectividad de la lucha contra el contrabando.

La economía es un ciclo, si hay consumo hay producción, si hay producción hay empleo, y si hay empleo hay más consumo. No se le puede exigir a las empresas que generen empleo si no tienen los ingresos para soportarlo, ni se le puede pedir a los consumidores que gasten más si tampoco tiene como pagarlo. 

El problema está en las estructuras de costos, pues la mano de obra sigue siendo costosa para la infraestructura industrial colombiana. Por ende se debe implementar políticas que incentiven el consumo y otras que estimulen a la industria. Las políticas proteccionistas de Gobierno no son las más adecuadas. Si bien proteger la producción nacional no está mal, los métodos escogidos por el gobierno tienden a estancar la industria. 

No es cuestión de aumentar aranceles u otras similares, lo importante es que las industrias se tecnifiquen para que puedan bajar sus precios; para las pequeñas y medianas empresas es más difícil modernizar su línea de producción y los costos son muy altos, el gobierno debe ayudar a que esta transición sea rápida y sin traumas, la baja en las tasas de interés o en los bienes públicos pueden ser una de las herramientas para esto. Finalmente lo que realmente se necesita es que los precios de los bienes sean tan competitivos en el mercado nacional como en el extranjero.