.
ANALISTAS El modelo económico no está resultando
viernes, 5 de julio de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Según un informe de la Superintendencia de sociedades, en el primer trimestre del año, 26 compañías de los sectores agropecuarios, comercio, construcción, manufacturero, servicios y de transporte se acogieron a la figura de la liquidación obligatoria. El 34% corresponde al comercio, 23% al sector manufacturero y el 13% al sector agropecuario.

 
El paro agrario programado para el próximo 19 de agosto, el cierre en el primer trimestre de este año de 26 compañías, entre las que se incluye Icollantas son muestra incontrastable de que la economía no va por bueno camino.
 
El Gobierno parece no entender que el enfoque internacional que le ha dado a la economía no es suficiente para sacar al país adelante. Esto ha generado que de forma anticipada los sectores productivos sufran un proceso de desindustrialización.
 
La llegada masiva de bienes agrícolas subsidiados procedentes de otros países que protegen su producción, el inmenso contrabando de manufacturas, especialmente textiles y calzados, los costos excesivos de nuestra energía, la revaluación alimentada por el ingreso de capitales golondrinas en búsqueda de mejores tasas de interés, la ausencia y la lentitud en la construcción de una infraestructura moderna en vías, la inseguridad y la extorsión que se vive en campos y ciudades son factores que sumados, están destruyendo parte importante del aparato productivo y desindustrializado el país. 
 
El modelo económico actual que prioriza la industria del petróleo y la minería y que abre nuestro mercado indiscriminadamente a los TLCs sin las previsiones necesarios para poder competir en igualdad de condiciones está contribuyendo a generar una economía informal sin precedentes hasta tal punto que más del 50% de los trabajadores colombianos viven en condiciones denigrantes. En abril del 2013 se perdieron 250.000 empleos en el sector manufacturero y 170.000 empleos en el agro.
 
Según el Dane, en el trimestre marzo a mayo los sectores que más han contribuido con el empleo fueron comercio, restaurantes y hoteles con un 5,2%; transporte, almacenamiento y comunicaciones con un 5,2% y actividades inmobiliarias, empresariales y de alquiler con un 10%. Sin embargo algunos sectores tuvieron un variación negativa, contribuyendo al desempleo, como construcción con un decrecimiento del 8,5%; agricultura y ganadería y pesca con un 5,7% de disminución; la industria manufacturera con una caída en 2,7% en el empleo. 
 
La industria, definitivamente no pinta mejor. Si bien para el mes de abril los resultados fueron positivos, para el primer cuatrimestre del año todavía se observa una caída del 2,7%. En especial han caído sectores como el de confecciones, con el 12,7% de variación, y el de papel, cartón y sus productos con una caída del 8,7%. 
 
Las importaciones en el mes de abril aumentaron 16,5% frente al mismo mes de 2012 y en 4,7 % en el primer cuatrimestre del año, frente igual periodo de 2012. Las importaciones que mayor variación tuvieron fueron las manufacturas con un crecimiento del 76,8%. Incluso las importaciones de productos agropecuarios, alimentos y bebidas aumentaron 10,9%. Mientras que las exportaciones para el mes de abril cayeron 1,2% frente a 2012. En general las exportaciones del primer cuatrimestre del años cayeron 7,3% frente a 2012. 
 
En muchos de los casos como en el sector cafetero, el arrocero, el papelero entre otros han sentidos que el gobierno les ha ayudado a apagar incendios pero reconocen que la crisis continúa y que no ha sido suficiente. La mayoría de los sectores expresan que están trabajando a perdida. Frente al sector manufacturero la situación es similar.
 
Velar sobre todo por la productividad nacional, debe ser una prioridad del Gobierno. Si no lo protege es claro que la competencia internacional terminará arrasando con la industria nacional y con el sector agropecuario.