.
ANALISTAS Acciones: resultados operacionales neutros y utilidades netas a la baja
sábado, 14 de septiembre de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

En general, las líneas operativas del estado de resultados de las compañías (ingresos, Ebitda y utilidad operacional) mostraron en el segundo trimestre un comportamiento alineado con las estimaciones del mercado y niveles similares a los observados en el primer trimestre del año.
 
Los indicadores operacionales no registraron mayores sorpresas, a saber, los ingresos del trimestre cayeron en promedio 6% frente a igual periodo del año pasado, mientras el Ebitda presentó un leve aumento de 0,7% anual, con lo que se puede concluir que en este periodo hubo un comportamiento relativamente neutro a nivel operacional. 
 
Sin embargo, en lo que respecta a la utilidad neta, sí se observó un desempeño negativo que sorprendió desfavorablemente al mercado, con una reducción promedio cercana a 30% anual en los resultados netos del trimestre. Esta situación se dio principalmente por dos aspectos: i) la depreciación del peso colombiano frente al dólar, situación que ocasionó pérdidas por diferencia en cambio en la mayoría de las compañías; y ii) una mayor provisión para el impuesto de renta, debido a la reforma tributaria que entró en vigencia en enero.
 
En el sector real, uno de los mejores desempeños fue el del Grupo Nutresa,  que a pesar de no presentar crecimientos significativos en ventas, ha alcanzado a lo largo del año eficiencias operacionales importantes en términos de costos, lo cual ha generado efectos muy positivos en el Ebitda y en la utilidad operacional de la compañía. La organización antioqueña cerró el primer semestre con un margen Ebitda de 14,4%, por encima del límite superior de su rango meta (12% - 14%). Así mismo, se destaca la reciente adquisición de la firma chilena de alimentos Tresmontes Lucchetti, que muy probablemente se constituirá en un catalizador adicional para el comportamiento positivo del grupo en el mediano y largo plazo.  
 
Por el contrario, uno de los desempeños menos favorables fue el de Interconexión Eléctrica S.A. (ISA), que continuó evidenciando resultados operacionales inferiores a los presupuestados inicialmente, debido a las adversidades que ha tenido que enfrentar sobre su operación en Brasil. Aunque ISA tuvo un crecimiento significativo en su utilidad neta, esto se debió a cambios contables y a una reducción del interés minoritario por los menores resultados en ese país.
 
El sector financiero tuvo en general un trimestre negativo, afectado por un menor margen de intermediación sobre los saldos de cartera, principal generador de ingresos de las entidades bancarias y pérdidas sensibles por valoración de inversiones en la gran mayoría de agentes, generadas por la desvalorización de los Títulos de Deuda Pública (TES). Estos efectos se vieron reflejados desde las primeras líneas de resultados hasta la utilidad neta. Pero, al interior del sector se observaron resultados mixtos.
 
Perspectivas segundo semestre
 
Para el segundo semestre, las condiciones estarían dadas para que el comportamiento de la economía sea favorable y así los resultados de los emisores. No obstante, este desempeño podría verse afectado por riesgos como paros y asuntos en materia de seguridad en medio de un escenario algo más complejo en materia política, que podrían ocasionar retrocesos en las expectativas de crecimiento.
 
Se espera que durante la segunda mitad del año la actividad petrolera continúe enmarcada en precios relativamente altos del petróleo y avances en materia de infraestructura, en cuanto se prevé la puesta en marcha de importantes proyectos como el Oleoducto Bicentenario, que beneficiará al sector. En términos de consumo, los indicadores líderes sugieren una mejora importante del gasto.
 
En el sector financiero se prevé que los resultados desfavorables del último trimestre no sean recurrentes, de tal manera que retornen en los próximos meses a niveles normales. Finalmente, es probable que el sector constructor muestre algunos resultados positivos, mientras que el energético seguramente mantendrá su acostumbrada estabilidad.
 
Por todo lo anterior, es de esperar una mejora gradual en los resultados de los emisores en la segunda parte del año frente a los observados el año anterior. En términos anuales, sin embargo, es factible que persista la reducción de las utilidades netas, por los efectos generados por la última reforma tributaria, entre otros factores. En la medida en que este escenario de mejores resultados frente al primer semestre se materialice, se esperaría que el Colcap mantenga un buen comportamiento en lo que resta del año.