Estos carros se arman por partes según la necesidad del terreno; El volante puede costar cerca de US$70.000 y las llantas pueden superar los US$1.715 cada una

Laura Neira Marciales - lneira@larepublica.com.co

La Fórmula 1 no solo es la máxima categoría del automovilismo, también es considerada una de las disciplinas más costosas y prestigiosas del mundo. Esto se debe, en gran parte, al costo en la fabricación de los autos, que no tienen un precio comercial fijo por estar construidos con partes y combinaciones distintas. Sin embargo, se podría decir que sumando los costos de cada una de sus partes, uno de estos vehículos tendría un valor promedio de US$15,5 millones.

“Un vehículo de Fórmula 1 es un laboratorio que le permite a las marcas desarrollar tecnología automotriz; y como se deben adecuar al terreno, no tienen un precio fijo”, dijo Germán Mejía Pinto, periodista deportivo de WinSports.

El elemento más costoso del automóvil de F1 es el motor, formado por más de 1.000 piezas, que tiene un precio de entre US$8 millones y US$10 millones. Para evitar que lo manipulen, es sellado por la FIA y se permite usar máximo ocho por temporada.

Otro de los elementos fundamentales es la caja de cambios, que debe ser precisa al extremo, pues en competencia se pueden superar los 3.000 cambios de marcha. Esto hace que su precio supere los US$450.000. Otro de los elementos primordiales es el volante, pues cuenta con controles para ajustar milimétricamente las características del vehículo, activar la radio, distribuye el sistema de freno y activa el de hidratación. Se encuentra en un precio promedio de US$70.000. Las llantas son el único elemento igual para todos los carros y pueden costar cerca de US$1.715 por unidad.

LOS CONTRASTES

  • Germán Mejía PintoPeriodista deportivo de WinSports

    “Un vehículo de Fórmula 1 es un laboratorio que le permite a las marcas desarrollar tecnología automotriz; como se deben adecuar al terreno no tienen un precio fijo”.

Pablo Montoya, experto en el tema, señaló que cada carro de F1 es muy diferente, debido a su especificidad por el terreno. Además, resaltó la participación de la colombiana Tatiana Calderón en esta competencia, pues “aunque en Colombia no hay ni el dinero, ni las condiciones necesarias para llegar a la F1, logró ser la primer mujer a nivel mundial en competir en F2 y la primera latinoamericana en conducir un auto de la F1”.

Requisitos para competir

Como primera condición se debe tener la Superlicencia, otorgada por la Federación Internacional del Automóvil (FIA) después de tener un buen desempeño en la F2, completar 40 puntos en su casillero y haber recorrido 300 kilómetros.