El Presidente de Sony Music Group, Rob Stringer aseguró que la empresa está compuesta por gente compasiva, solidaria y creativa

Margarita Coneo Rincón - mconeo@larepublica.com.co

El Presidente de Sony Music Group, Rob Stringer, anunció la creación del Fondo de Ayuda Global el cual reúne US$100 millones como aporte de la compañía ante la crisis actual ocasionada por el Covid-19, resaltando y reconociendo que Sony Music a nivel global está compuesta por gente de negocios compasiva, solidaria y creativa.

“Sé que todos estamos buscando más oportunidades para ayudar a aquellos directamente afectados por la crisis dentro y fuera de la comunidad musical y estoy orgulloso de que nuestra compañía esté haciendo su parte. Hoy, Sony Corp anunció el lanzamiento de su nuevo Sony Global Relief Fund, un fondo de US$100 millones el cual busca brindar ayuda a los médicos alrededor del mundo quienes enfrentan esta pandemia en primera línea, proteger a los niños y educadores que enfrentan desafíos derivados del cierre de escuelas, y a apoyar a los creadores, artistas y otros socios de la comunidad del entretenimiento quienes han sido afectados por el COVID-19”, afirmó Stringer.

De igual forma, el directivo anunció un programa que busca igualar donaciones para sus empleados a través de toda su organización sobre el cual compartirá más detalles en los próximos días.

Referente a todo su cartel artístico, el CEO aseguró que los artistas y compositores se han asociado a organizaciones benéficas mundiales para recaudar dinero con conciertos transmitidos en vivo desde sus casas mientras alientan a los fans a donar. Dijo "esto es un recordatorio del poder de la música para unir a las personas en tiempos difíciles".

"Sigue siendo increíblemente alentador ver cómo nuestra familia Sony Music se ha movilizado durante este tiempo. Estos son tiempos que revelan nuestro verdadero carácter” dijo Stringer, quien agregó que "Mientras muchos de nosotros nos quedamos en casa, ustedes han continuado ayudando a otros, ofreciendo asistencia a colegas y vecinos necesitados, incluso cuando sus propias familias aún se adaptan a nuestro nuevo formato de vida”.