.
ENTRETENIMIENTO ¿Qué beneficios hay detrás de un salón para la ira y qué se necesita para crear uno?
martes, 1 de junio de 2021

Liberar estrés rompiendo cosas es una acción peligrosa, pero ahora, hay una forma segura y controlada de hacerlo a través de empresas que se alimentan de la rabia

Un modelo de ejercicio no solo físico, sino también mental, está detrás de una tendencia que ya es común en otros países, y en Colombia aún es una novedad. Se trata de los “anger rooms” o “cuartos de la ira”, que son salas lúdicas equipadas para que las personas puedan liberarse del estrés rompiendo una cantidad de objetos de forma segura.

Y como el estrés es una emoción casi que natural del ser humano, precisamente, a esa necesidad de contrarrestarla, es el objetivo que cubren estos cuartos de la rabia que ya funcionan en varios sitios de Estados Unidos, España, Canadá, México, Chile o Australia.

LOS CONTRASTES

  • Pilar Ibáñez Consultora de felicidad y bienestar organizacional

    “En las empresas que manejan un nivel de estrés muy alto podrían funcionar este tipo de espacios, pero debe revisarse el tema de la seguridad. Estos cuartos de ira no pueden considerarse una terapia”

Para hacerlo, lo primero que hay que saber es que en estos espacios lo que se busca es que todo se pueda: desde arrojar botellas de vidrio contra la pared, pegarle a un saco de box o hasta destrozar todo tipo de objetos con bates. Dado esto, deben ser lugares seguros y controlados.

Si le llama la atención, debe empezar por hacer un conteo de presupuesto e insumos para montar uno (ver gráfico).

Fácilmente, con la adecuación más apropiada, usted puede tener un salón de la ira aún en el mismo lugar donde hace ejercicio, o en algún cuarto pequeño que ya no tenga algún uso significativo.

La dotación básica de seguridad para las personas que hacen uso del plan está detrás de los cascos, caretas o gafas de protección, más los insumos para la experiencia como costal de box, bates o electrodomésticos, podría suponer una inversión inicial de más de $4 millones.

Y es que detrás de estos escenarios, en otros países, normalmente hay un negocio que se vende en promedio entre $90.000 y $1 millón, todo, dependiendo del tiempo de duración, los objetos a romper y si se desea agregar una temática como que, por ejemplo, la habitación simule ser una oficina, una cocina o estar adornada como si fuera navidad.

Este disruptivo modelo de negocio podría ser desde un lugar privado de entretenimiento, hasta un servicio para ofrecer a empresas. En México, por ejemplo, quienes tienen estos lugares ya ha transcendido a otras áreas como cuartos de ira móviles en festivales musicales, eventos masivos y fiestas corporativas. Pero más allá de eso, romper algo, puede ayudarle a combatir el estrés laboral o por alguna otra razón sin hacerle daño a nadie.

MÁS DE OCIO

Entretenimiento 15/01/2022 Spider-Man aumenta ventas de la segunda cadena de cine más grande del mundo

La última producción audiovisual realizada por Marvel Studios llevó a que Cineworld registrara un flujo de caja a niveles precovid

Deportes 15/01/2022 Tolima y Antioquia, algunos de los recorridos preferidos para practicar ciclismo

Desde climas cálidos hasta montañas frías. Así son las rutas que puede tomar para realizar este deporte en diferentes zonas de país

Cultura 17/01/2022 El artista venezolano Federico Ovalles expondrá en la Galería Elvira Moreno en Bogotá

El busca brindar una reflexión sobre materialidad a través de sus piezas creativas las cuales manejan un concepto urbano y citadino

MÁS OCIO