El JW Marriott ya abrió dos de sus restaurantes y los domingos tendrá un brunch, con todos los protocolos, y música en vivo

Lilian Mariño Espinosa - lmarino@larepublica.com.co

Los hoteles y restaurantes se están convirtiendo en los nuevos lugares de encuentro que, bajo las condiciones actuales, son seguros para pasar un rato, compartir con amigos o familiares. Es por esto que las marcas más importantes están implementando opciones para que estas zonas se vuelvan el espacio perfecto para escapadas de pocos días o hasta lugares de teletrabajo, que incluyan otros servicios como un club social. Así lo ve José Marti, el nuevo gerente del JW Marriott, hotel que abrió sus puertas hace 15 días y que busca, más que ser un lugar para dormir, un centro de entretenimiento para sus huéspedes.

¿Cuántos días estuvieron cerrados y cómo va la reactivación?
Más de 200 días, fueron meses muy difíciles ya que el hotel tuvo que cerrar 100% por la zona donde está; solo tuvimos abierto el Marriott de la 26. Pero fue un momento para reinventarnos, para pensar qué íbamos a hacer en la nueva normalidad y llegamos a la conclusión de que no hay que hacer muchas cosas locas, sino reforzar lo que somos: el hotel líder en servicio y entretenimiento de Bogotá, simplemente con los protocolos de bioseguridad que nos exige el Gobierno y que nosotros mismos autoexigimos.

En este tiempo estuvimos implementándolos y tuvimos una alianza estratégica muy fuerte con Ecolab, que líder mundial en químicos y limpieza a nivel hospitalario. Acá también seguimos los lineamientos de la Cadena Marriott, que creó un board, con expertos, científicos y catedráticos para atacar el tema.

¿Cuándo fue la reapertura?
Desde el lunes 19 tenemos abiertas todas nuestras habitaciones y ya recibimos a huéspedes locales y tenemos algunos visitantes de Estados Unidos. Estamos viendo una luz en el camino y nuestros clientes frecuentes ya están haciendo reservas.

¿Las personas si quieren viajar?
Nos hemos llevado una sorpresa al ver cómo la gente sí quiere volver y hemos tenemos varias estadías de paquetes románticos, son viajeros locales que quieren cambiar la rutina. Las personas están cansadas de estar en casa y es complicado hacer viajes largos, así que la tendencia de estas escapadas ha crecido. Hoy vemos que el hotel es también para gente local.

Queremos convertir el hotel en un área para diferentes actividades, hasta una opción para teletrabajar, pero con todos los servicios que ofrecemos. Venir a teletrabajar acá será como hacerlo en un club, ya que tenemos también nuestras propuestas de restaurantes, o hasta la opción de hablar con el chef para una preparación especial. También si estoy estresado bajo al gimnasio o al spa, cuando tengamos la aprobación para hacer la apertura.

¿Cómo son los planes para teletrabajar?
Se puede pedir por un día, dos o alquileres de una semana.

¿Se cambió de un lugar para dormir a uno lleno de servicios?
Nuestra filosofía siempre ha sido esa, ser más que un hotel un centro de entretenimiento, por eso tenemos tantos restaurantes. Si un cliente quiere armar su propio menú puede comer en The Market; o en El circo oír música en vivo; también puede ir a Tamarine para comer cocina oriental gourmet, o a Nau para disfrutar un buen sushi. Siempre hemos querido ser más que un hotel y ahora aún más, ya que funciona también para la gente local, que está aburrida en casa y busca escapar a la rutina.

¿Cómo son las proyecciones para el otro año?
Las personas están con muchas ganas de volver a Colombia, sobre todo nuestro core business, que son personas de negocios. Ya nos están llamando para hacer reservas. Si las cosas se mantienen, en enero o febrero ya estamos en 30% o 40% de ocupación. Por el momento no vemos ese 90% que teníamos, porque la economía se está reactivando poco a poco.

LOS CONTRASTES

  • Carlos RincónDirector de Alojamiento de JW Marriott

    “Desde antes del covid-19, en nuestro spa contábamos con estrictos protocolos de bioseguridad; ahora, bajo esta nueva dinámica, reforzaremos todos los procesos e implementaremos otros adicionales”.

¿Se hicieron muchos cambios por la bioseguridad?
Fue más de concienciación a los colaboradores y huéspedes del distanciamiento social y el uso del tapabocas. Además de establecer protocolos y procesos, donde higienizamos todo. También establecimos los protocolos con Ecolab y nuestra inversión no tuvo que ser grande, porque ya teníamos mucha tecnología y procesos, así que lo que hicimos fue, por ejemplo, eliminar elementos que no se pudieran lavar a diario como las cafeteras, sin embargo, si el cliente la pide se le higieniza y se envía.

El hotel hará los domingos un brunch a la mesa con música en vivo y al aire libre en la terraza de El Circo.

En las habitaciones se eliminaron elementos estéticos que no puedan lavarse día a día.