Con goles de Salah y Origi, los dirigidos por Klopp se impusieron ante el Tottenham.

María Paula Aristizábal Bedoya - maristizabal@larepublica.com.co

En un partido muy táctico el Liverpool se consagró campeón de la Champions League tras derrotar a Tottenham en el Estadio Wanda Metropolitano de Madrid. Ante 60.000 espectadores que colmaron las gradas, los dirigidos por Jürgen Norbert Klopp hicieron la diferencia gracias a las individualidades de Salah y Origi.

En los primeros segundos del encuentro ambos equipos trataron de imponer su juego hasta que a los 40 segundos del juego el árbitro pitó un penal a favor de Liverpool por una mano cometida por Sissoko. Mohamed Salah convirtió el primer gol del partido para el Liverpool. El primer tiempo, de acuerdo con datos registrados por el portal oficial de a UEFA, el Tottenham tuvo 64% de la posesión del balón.

Durante el segundo tiempo el Tottenham mostró iniciativa, intentó empatar el partido gracias al talento del jugador coreano Son, sin embargo, el Liverpool controló muy bien las acciones. El trámite del partido fue muy cerrado, disputado en la mitad de la cancha hasta que en el minuto 87 el jugador belga, Origi, marcó el segundo gol que definió el triunfo del Liverpool en esta temporada.

Con esta copa, Liverpool suma el sexto triunfo en la Champions League.