Se trata de una alternativa que busca reunir el trabajo de varios músicos en piezas totalmente creadas según un tema propio

Joaquín Mauricio López Bejarano - jlopez@larepublica.com.co

Damon Albarn, el vocalista de Gorillaz y Blur, alguna vez dijo que se sentía bien si dedicaban una de sus canciones pues “compartir un tema se debe valorar, eso es que una persona te está entregando un mensaje y quiere que lo tengas presente”.

Pero si dedicar una canción es un acto de agrado, e incluso tocar un instrumento para alguien especial tiene mucho significado, ¿qué pasaría si además se trata de una pieza personalizada?.

Esa fue la oportunidad que vio el músico bogotano Sebastián Garcerá, quien en compañía de familiares y amigos ha trabajado entre filarmonías y letras, pero ahora decidió escuchar las historias de vida de otras personas para pasarlas a una composición propia.

Con su empresa, La Canción, se dedica a crear piezas desde casi dos minutos hasta otras extensas, en las que refleja esa historia que hay entre dos personas para luego, obsequiarla en formatos como Spotify, e incluso en discos de vinilo.

“Se trata ofrecer un proceso artístico en el que las personas cuentan qué historia hay, algunos incluso quieren ser parte de la composición, o la producción, y en un estudio grabamos la canción para que luego sea un regalo diferente para ofrecer”, explicó Garcerá.

Para esto, el músico tiene tres formas de presentar el producto final (que es el regalo a dar). El primero es un disco en vinilo reciclado, donde aparece un QR para escanear, y que lleva a la reproducción en plataformas digitales de esa canción.

Otra es la canción con una portada personalizada para el vinilo; y una tercera en el que incluso, si la persona tiene tornamesa, se puede grabar la canción en un vinilo usable. Estas propuestas incluso se pueden ofrecer con música de diferentes géneros e instrumentos.