La gente suele pensar en Francia cuando oye hablar de un croissant, pero es otro su país de nacimiento

Tatiana Arango M. - tarango@larepublica.com.co

Se suele pensar en Francia cuando se oye hablar del origen del croissant, pero Austria es su país de nacimiento. Se cree que es el "kipferl" el antepasado del croissant. Este es un pastel de dulce en forma de media luna hecho con nueces, cuya historia se remonta al siglo XIII.

Pero, ¿por qué se cree que el croissant es francés? La reina de Francia María Antonieta, quien también era archiduquesa de Austria, consumía los kipferl en sus desayunos, y bautizó este producto como "croissant" en francés. Esto lo hizo famoso en la alta sociedad francesa.

El croissant en hojaldre, como lo conocemos hoy en día, se creó como una referencia a las banderas otomanas para celebrar la derrota de los turcos por las fuerzas cristianas. Este era un honor para los panaderos, pues fueron ellos quienes impidieron la entrada de los turcos por debajo de la ciudad dando alarma a las autoridades cristianas en 1683.