La arquitectura, el arte y el diseño se mezclan en varias construcciones para ofrecer viviendas de lujo y confort en los sectores más exclusivos de Bogotá

Jonathan Toro - jtoro@larepublica.com.co

Bogotá se ha convertido en una de las ciudades latinoamericanas más reconocidas por sus innovadores y modernos desarrollos arquitectónicos. Según los expertos, está a la vanguardia con las metrópolis más modernas del mundo, ya que convergen estilos arquitectónicos que fusionan el frenético estilo de la capital con la tranquilidad de los cerros que la rodean.

Hay una mezcla de elementos clásicos de diseño con imponentes y sofisticadas construcciones, eso da como resultado una ciudad híbrida.
Un ejemplo de estas tendencias se extiende sobre los cerros orientales, con 727 metros cuadrados la ‘Casa el Alto’, diseñada por el arquitecto bogotano, José Luis García Iannini, es considerado como uno de los predios más lujosos del país.

Es una combinación de elementos de diseño, arquitectura moderna y vanguardista con piezas de arte. Según el arquitecto “hicimos la tarea y buscamos la manera de aprovechar la construcción existente. Sin embargo, tenía los problemas de las casas viejas, y al estar tan cerca de la montaña era húmeda, fría y le faltaba luz”.

Esta construcción se caracterizó por la incorporación de materiales versátiles, que combinan con las características propias del bosque andino; juega con elementos como el vidrio, panorámicas amplias, y metales combinados con madera.

Otras construcciones destacadas son las de Nicolás Manrique, gerente general de NM construcciones, quien afirmó en cuanto a tendencias, que “construimos al gusto del cliente, como un traje hecho a la medida. Entendemos que todas las familias son distintas y todas tienen sus necesidades particulares”.

Una vivienda construida por Nicolás Manrique construcciones puede rondar los $9.300 millones, con áreas desde 130 hasta 550 metros cuadrados.
Ese es el caso de otro de los proyectos destacados: Fiorhé apartamentos, ubicado sobre la Calle 92, y que incorporó el concepto de ‘smart desing’ para ofrecer en espacios más reducidos lujo y confort.

Otro de los desarrollos de la firma es Octava, que al igual que Fiorhé, se ubica como unos de los más exclusivos. Acá, la firma optó por una fachada escalonada en mármol travertino que combina la calidez de la madera con la vegetación de las terrazas. El edificio contará con un lobby de doble altura, con acabados en madera de roble europeo y mármol brasileño.

Otros de los proyectos destacados por los expertos en cuanto a tendencias son Oqyana Apartamentos y Arteka98, que tambien le apuestan a los espacios de menor tamaño pero con acabados de lujo y la inclusión de tecnologias de punta.

Jonathan toro
jtoro@larepublica.com.co