El sitio ya lleva bastante tiempo en el centro histórico de La Heroica y no se encasilla en un solo tipo de gastronomía.

Joaquín Mauricio López Bejarano - jlopez@larepublica.com.co

Curiosamente, en 2017 Acodres destacó que la competencia en el número de restaurantes podría ser un versus más fuerte entre Bogotá y Cartagena que entre la capital del país y Medellín. Esto se debe a que la ciudad de la India Catalina pasó de ser un lugar donde se concentraban propuestas gastronómicas de mar, a menús más abiertos, internacionales, e incluso los que exploraban varias tradiciones colombianas.

Por eso, cada vez que aparecen rankings de los restaurantes más reservados, los primeros lugares son muy dinámicos, y por lo pronto, durante los últimos meses en Restorando, uno de los que más ha logrado los mejores lugares es El Gobernador.

El lugar, es el resultado de la alianza que hicieron los chefs y empresarios Jorge y Mark Rausch con el grupo GHL para abrir restaurantes de lujo en algunas de sus instalaciones. En este caso, fue ubicado en pleno centro histórico de Cartagena dentro del Bastión Luxury Hotel.

Con una disponibilidad de hasta 80 asientos, reservas es difícil especialmente los últimos días de la semana pues es buscado por personas de negocios que llegan a congresos o turistas que están de paso.

Por lo anterior, encasillar en un tipo de cocina El Gobernador, se vuelve difícil, pues hay una opción de más de 30 platos que combinan los derivados del mar más representativos del caribe, pero también postres que tienen el sello de los dos chefs fundadores, que no es otro que el de las técnicas europeas en las que las opciones no son empalagosas sino equilibradas.

Para acompañar almuerzos y cenas, hay una barra con más de 30 tipos de licores y muestras musicales en vivo.

Las muestras y recetas curiosas del lugar
La chef que cuida de la cocina del lugar, Viviana Liévano, rescata además del pan de remolacha (único entre los restaurantes de los Rausch) el menú degustación. Allí, se hace un paso por cinco tiempos entre snakcs, ceviche del pesca del día, pato de papa criolla, langostino con salsa de encocado, costilla de cerdo, filete de pardo y un aperitivo para limpiar el paladar. La opción por persona cuesta $140.000