La reunión, organizada en Tallin, Estonia, con algunos San Nicolás que participaron en línea, destacó la experiencia virtual

Reuters

Los Papá Noel del todo mundo compartieron la alegría de ver las vidas de los niños que este año han debido enviarles con entusiasmo sus listas de deseos navideños por internet.

"Ser un Santa virtual es muy nuevo para mí y, sin embargo, es maravilloso llegar a la gente, no solo a la gente que viene a visitarme, puedo ir a visitarlos", dijo Santa Ian de Australia a una reunión de 8.500 Papá Noel.

"Tengo gente joven que me lleva a sus salas de juegos y me muestra sus juguetes. Es una forma tan nueva de hacer las cosas".

La reunión, organizada en Tallin, Estonia, con algunos San Nicolás que se participaron en línea y otros en persona, destacó la experiencia virtual después de que el coronavirus obligó a tiendas, ferias y mercados de todo el mundo a cambiar sus planes festivos.

"Una de las cosas más importantes que encontré en este Papá Noel virtual es que ahora podemos llegar a los jóvenes con necesidades especiales que no pueden ingresar a los centros comerciales", agregó Santa Ian. "Pueden hablar. Está abriendo un mundo completamente nuevo para ellos".

Santa Bruce de Canadá estuvo de acuerdo. "La tecnología de internet y el ámbito virtual ha sido nuestro mayor regalo en lo que va de año", afirmó.

"Pero también, lo que estoy viendo es que lo que era viejo se ha vuelto nuevo otra vez. La cantidad de tarjetas navideñas que salen, la gente que contesta el teléfono para hablar entre ellos y realmente, estas visitas virtuales son el siguiente paso en las telecomunicaciones".