.
INFRAESTRUCTURA Uso del agua: preocupación de todos
viernes, 4 de marzo de 2016
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Julio Cesar Aguilera W.

Para nadie es un secreto que el Fenómeno de El Niño, ha sido especialmente fuerte en esta ocasión. Ya en el pasado causó problemas de abastecimiento en muchos acueductos del país. En este contexto, la Comisión de Regulación de Agua Potable y Saneamiento Básico (CRA) ha encaminado sus esfuerzos en crear mecanismos que contribuyan con el uso racional del agua, estableciendo medidas que incentiven tanto a los usuarios como a las empresas de servicios públicos en este propósito: consumo básico, consumo excesivo y control de pérdidas, son muestra de ello.

Por ejemplo, el consumo básico es aquel destinado a satisfacer las necesidades esenciales de las familias y que, para el caso de los hogares de menores ingresos (estratos 1, 2 y 3), pueden recibir un subsidio. Para actualizar su valor, la CRA realizó un análisis de consumos en los suscriptores residenciales de 16 ciudades capitales de Colombia, considerando variables como el clima y el estrato en un período de tiempo de 10 años. Se evidenció entonces que dichos consumos, efectivamente, han disminuido. 

La razón para modificar la cifra de 20 metros cúbicos (m3)/suscriptor/mes es que este valor, establecido en el año de 1995, no reflejaba que los ciudadanos han reducido su consumo; unos como reacción a mayores tarifas y otros como resultado de campañas educativas y una mayor responsabilidad social. Los nuevos rangos de consumo básico pasaron entonces de 20 m3/suscriptor/mes a 16 m3 para municipios cálidos, 13 m3 para los templados y 11 m3 para los fríos. 

¿Se aplicarán los nuevos rangos de un solo golpe? No. Se estableció un período de progresividad para llegar a dichos niveles, según sea piso térmico: cálido, templado y frío. Las fechas en las que irá decreciendo el consumo básico serán: el primero de mayo de 2016 (19 m3, 18 m3 y 17 m3); primero de enero 2017 (18 m3, 16 m3 y 15 m3); primero de julio de 2017 (17 m3, 14 m3 y 13 m3) y, finamente, el primero de enero  de 2018 (16 m3, 13 m3 y 11m3). Consulta bit.ly/consumovideo.

Por otra parte, desde agosto de 2014, y con ampliaciones en su área de influencia, se han expedido normas encaminadas a desincentivar el consumo excesivo de agua potable castigando con un doble del valor del metro cúbico de agua tales consumos. Se activa esta medida cuando los caudales de las fuentes hídricas de las que se abastecen las empresas de acueducto no cuentan con niveles suficientes.

Nos ocupamos también de que las empresas prestadoras del servicio reduzcan los niveles de pérdidas de agua en sus sistemas. Es un completo contrasentido que algunos prestadores presenten actualmente pérdidas de agua por encima del 50% y que no hagan la tarea de reducirlas a niveles racionales, desde una óptica ambiental y económica.

¿Por qué estas medidas? ¿Por qué enviar un mensaje sobre la importancia de cuidar el agua entre todos? Porque queremos que “La guerra del agua” siga siendo solamente el posible título de una película apocalíptica de ficción y no la cruda realidad en la que tengan que vivir nuestros hijos.