jueves, 17 de octubre de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Merian Araujo - maraujo@larepublica.com.co

Una nueva irregularidad comienza a sonar por los lados de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), debido a una inconsistencia que la Contraloría General de la Nación (CGN) ha encontrado en el contrato de concesión de la firma Grodco, encargada de la construcción de 10 tramos en Santander.

De acuerdo con el informe de la CGN, en una visita que se realizó a las instalaciones de la ANI, encontraron diferencias entre el contrato con el que trabajaba la entidad y la versión original que establecía otros términos sobre las obras que debía realizar Grodco.

En detalle, la versión digital del contrato que fue otorgado en 2008, establecía que la empresa debía construir dos estaciones de pesaje, mientras que la versión original en papel establecía la ejecución de tres estaciones.

En esta primera irregularidad la entidad pudo establecer que Grodco también habría incumplido con los términos del contrato, puesto que entregó la tercera estación a destiempo. Según la CGN, el acuerdo establecía que los tres puntos debían estar listos, a más tardar, en octubre de 2008. Sin embargo, solo hasta 2011 se hizo la entrada de la tercera estación de pesaje.

Según la ANI y la CGN, Grodco tenía en su poder una versión del contrato original, por lo cual tenía claro cuáles eran las fechas de entrega. Frente a estos pronunciamientos, la empresa dijo a otros medios que no han incumplido con los términos y que la demora en la entrega de la obra se debió a las dificultades que tuvieron en su momento para adquirir los predios.

Como si fuera poco, la CGN también llamó la atención frente a los pagos que la firma recibió por recaudos. La suma ascendió a unos $40.000 millones, teniendo en cuenta la consignación de intereses, puesto que hubo una demora de más de dos años para efectuarse. De acuerdo con el contrato, dichos recaudos debían pagarse a la empresa que se quedara con la concesión. Aún así, la ANI estima que se pagó de más.

Como consecuencia de este panorama, la CGN abrió un acto administrativo contra el presidente de la ANI, Luis Fernando Andrade.