RIPE:
DIARIO FINANCIERO

La firma de pagos se encuentra en estado de insolvencia y sus principales directivos están bajo la lupa de la justicia

Diario Financiero - Santiago

Dedicada al rubro de medios de pago electrónicos, la FintTech alemana Wirecard comenzó sus operaciones en Múnich a principios de siglo. Su negocio era obtener tasas por procesar transacciones con tarjetas de crédito en nombre de las empresas que contrataban sus servicios.

Con el correr del tiempo fue ganando terreno en el sector financiero, expandiéndose en mercados emergentes, comprando empresas más pequeñas y consiguiendo acuerdos para captar más clientes. Así, sus ventas y balances financieros aumentaban año a año.

En 2018 llegó a procesar US$ 140 mil millones en transacciones, convirtiéndose en rival de los gigantes Square y Paypal, e incluso desplazando al Commerzbank en la Bolsa de Frankfurt.

Sin embargo, el éxito no duró mucho tiempo más. A comienzos de 2019 una investigación del diario británico Financial Times reveló supuestas irregularidades contables en Asia y blanqueo de dinero, hecho que levantó sospechas sobre las finanzas de la empresa.

Rol de EY
Un año más tarde, la auditora EY se negó a firmar sus resultados financieros de 2019 al no poder localizar US$ 2.142 millones informados por la empresa, situación que se volvió aún más compleja cuando Wirecard señaló que ese dinero, que representa aproximadamente una cuarta parte de sus activos, probablemente nunca existió.

Estos hechos derivaron en una investigación en contra del exCEO de la empresa, Markus Braun, quien renunció a su cargo después del conflicto con EY y posteriormente fue arrestado por supuesto falseamiento de los ingresos de la empresa y manipulación del mercado.

Así, la tecnológica, que hasta el 17 de junio valía poco más de US$ 14.000 millones, dos semanas más tarde presentó una solicitud para declararse insolvente.

Tras conocerse la decisión, sus títulos se desplomaron 79%, y en lo que va del año la compañía ya ha perdido 91% de su valor.

Aunque Braun finalmente quedó en libertad tras haber pagado una fianza de poco más de US$5 millones, no es el único directivo de la FinTech que se encuentra bajo la lupa de la justicia.

Este lunes la Fiscalía de Múnich informó que detuvo a Olliver Bellenhaus, ejecutivo a cargo de Cardsystems Middle East, filial de la firma en Dubai a la que pertenecían US$1.240 millones de los US$2.142 millones informados cuya existencia no pudo ser comprobada por EY.

Importantes accionistas de la firma, como DWS del Deutsche Bank, y Union Investment, ya han reducido considerablemente su posición mediante la venta de sus acciones, y estudian emprender acciones legales.