Anunció este martes que se declara voluntariamente en suspensión de pagos, es así en la primera aerolínea importante que colapsa

El Economista - Ciudad de México

Virgin Australia anunció este martes que se declara voluntariamente en suspensión de pagos, convirtiéndose así en la primera aerolínea importante que colapsa por el impacto de la epidemia del coronavirus.

En un anuncio a la bolsa de valores australiana Virgin explica, sin embargo, que quiere mantener los vuelos, mientras confía su destino a los administradores judiciales.

"Nuestra decisión hoy (martes) consiste en garantizar el futuro del grupo Virgin Australia y su renacimiento después de la crisis del Covid-19", explicó el director ejecutivo Paul Scurrah en un comunicado.

"Australia necesita una segunda aerolínea y estamos decididos a continuar nuestros vuelos", agregó. Qantas es la principal compañía aérea australiana.

Virgin Australia, con una deuda de unos 5,000 millones de dólares australianos (unos 3,200 millones de dólares), reclamó a las autoridades un préstamo de unos 1,400 millones de dólares australianos para mantenerse a flote, pero el gobierno lo rechazó.

Virgin Australia es propiedad de varias empresas extranjeras, incluido el grupo Virgin, que tiene una participación del 10 por ciento. Se nombró como administradores a cuatro expertos de la firma de auditoría Deloitte.

"Hemos comenzado a buscar a terceros dispuestos a participar en la recapitalización y en el futuro de la empresa, y varios se han mostrado interesados", agregó.

Virgin Australia ya tenía dificultades antes de que la industria aérea mundial se viera golpeada por el impacto del nuevo coronavirus.

La compañía australiana registró en 2019 una pérdida subyacente antes de impuestos de 71 millones de dólares australianos.

La compañía suspendió todos los vuelos internacionales después de que Australia decidiera cerrar las fronteras a los no residentes para evitar la propagación del nuevo coronavirus. Sólo opera un vuelo nacional. Alrededor de 8,000 de sus 10,000 empleados están en paro técnico.

Strawbridge afirmó que el objetivo de los dirigentes de la compañía era "preservar tantos puestos de trabajo como fuera posible".

Mensaje de Branson 
El sector aéreo australiano, dominado por Qantas y Virgin Australia, ha obtenido un plan de ayuda del gobierno federal de 715 millones de dólares australianos para hacer frente a la falta de ingresos financieros por la suspensión de los vuelos.

El millonario, Richard Branson, fundador del grupo Virgin, reafirmó el martes en un mensaje en Twitter su apoyo a la compañía.

"Estoy tan orgulloso de ustedes y de todo lo que hemos logrado juntos. Esto no es el fin de Virgin Australia, sino un nuevo comienzo. Vamos a trabajar día y noche para que se concrete", dijo.

Las aerolíneas de todo el mundo sufren el impacto de la pandemia del coronavirus, que ha reducido a la mínima expresión los viajes en avión, y piden planes de ayuda pública para sobrevivir a esta parálisis de una magnitud y duración que aún se desconocen.

A principios de abril, el tráfico aéreo mundial cayó un 80% con respecto a 2019. A finales de marzo, la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (Iata) estimaba que la mitad de las compañías aéreas podrían quedarse sin liquidez en dos o tres meses.