RIPE:
DIARIO FINANCIERO

La multinacional anunció que, a partir del 3 de octubre, dejará de producir en Chile los productos de limpieza que vende en el país

Diario Financiero

La multinacional Unilever anunció ayer que, a partir del 3 de octubre, dejará de producir en Chile los productos de limpieza que comercializa en el país (como la marca Omo) y terminará su proceso de envasado de té.

La firma británico-neerlandesa acusó "serios problemas de competitividad" en la industria y dijo que eso motivó la decisión.

"La proliferación de detergentes informales en ferias libres, mayoritariamente líquidos, hoy representa casi la mitad del mercado, lo que ha forzado a reducir la producción de polvos, haciendo cada vez menos eficiente la fábrica de productos de limpieza", dijo la empresa, en relación a su tradicional planta de Carrascal, en Quinta Normal.

Esta comenzó a producir en 1957 el primer detergente en polvo en el país, reemplazando a los jabones en barra para el lavado de la ropa. Cinco años después, Unilever y la Compañía Industrial se asociaron, formando Indus Lever. En 1982, la planta pasó a ser 100% de la multinacional.

Si bien ahí actualmente se fabrican otros artículos de higiene, el fuerte es el detergente en polvo; un producto cada vez menos consumido en el país, explicaron fuentes de la industria.

Respecto a su decisión de dejar de envasar té, desde Unilever se señaló: "Responde a la necesidad de un abastecimiento competitivo para el desarrollo de Lipton, para mantener la marca presente en el país".

Según exejecutivos, la compañía pretendió transformarse en un centro global de abastecimiento de té, con envasado en Chile, en su planta de la Panamericana. Esta partió como fábrica de margarinas (negocio que se vendió), para luego dar paso al envasado de té; un área en la que partió tras adquirir la empresa Té Club, a la familia Spiniak. Luego se quedó solo con Lipton.

"Para una multinacional dejó de ser rentable fabricar en Chile", resumen dos exejecutivos de Unilever que pidieron reserva.

Juan Biet, director de adquisiciones del hemisferio sur del grupo, informó a través de una carta a sus proveedores la situación: "Esto se debe a los cambios que ha experimentado el negocio en los últimos años, especialmente en lo que respecta a las transformaciones significativas en toda la cadena de valor", dijo.

"Todo ello, unido a la transformación de la matriz productiva propia de Unilever a nivel mundial, ha acelerado la necesidad de reconfigurar la operación en Chile para asegurar su sustentabilidad en el tiempo", añadió.

Plan de salida
La firma, creada en 1929, dijo que seguirá produciendo alimentos en Chile, específicamente de la marca Hellman's, en la fábrica de la Panamericana, mientras que el terreno de la planta de Carrascal se pondrá a la venta.

Además, precisó que los detergentes, limpiadores y suavizantes que se comercializan localmente vendrán de otras operaciones en América Latina y de proveedores externos. El té provendrá de otros países.

Al cierre de resultados del primer semestre, Unilever dijo que su principal mercado en Latinoamérica era Brasil, seguido por Argentina y México. Chile representa menos de 10%.

La empresa trabajará ahora en un plan de salida para los trabajadores que serán despedidos. El presidente del Sindicato 1 de Unilever, Claudio Urrutia, dijo que el anuncio los tomó por sorpresa. "Nos avisaron el cierre definitivo de las fábricas de detergentes y de la fábrica de té, y por ende el despido de poco más de 200 trabajadores", aseguró.

La multinacional venía reduciendo su presencia en Chile hace meses. En junio vendió todos los activos necesarios para la elaboración, fabricación y comercialización de helados en Chile, así como las marcas Bresler y Melevi

La complejidad que tendrá la venta de la planta de detergentes en Carrascal
La planta de detergentes de Unilever ubicada en la calle Carrascal es un emblema de Quinta Normal. Justo al frente se ubicaban las oficinas de la gigante anglo holandesa en Chile. Pero tras décadas ahí, la compañía decidió trasladar su centro de operaciones a la comuna de Las Condes.
El terreno de las exoficinas -de 15.200 metros cuadrados- fue adquirido a fines del año pasado por Sencorp, ligada a Abraham Senerman. Tras un reciente cambio en el plan regulador, en el paño se permite el desarrollo residencial mixto, con una constructibilidad máxima estimada en 50 mil metros cuadrados.

Muy diferente a donde se emplaza la planta de detergentes, justo al frente. Ahí, el plan regulador solo permite equipamiento, por lo que se prevé que su venta será difícil, salvo que, en el futuro, se modifique el plan regulador y se permita el desarrollo de edificios residenciales.
Quinta Normal se transformó en el último tiempo en una de las zonas más atractivas para el negocio inmobiliario de la Región Metropolitana, explican fuentes del rubro.

Hans Eben asume en Agricom Chile
Ayer, se anunció la llegada de Hans Eben, exCEO de Unilever Chile, como nuevo gerente general de la exportadora de fruta fresca Agricom Chile, filial de la sudafricana Westfalia. El también exdirector de Cencosud asumirá su nuevo cargo el próximo 21 de septiembre. "Hans ha sido nombrado después de un minucioso proceso de reclutamiento, apoyado profesionalmente por la firma de búsqueda de ejecutivos Spencer Stuart, miembros del directorio de Westfalia Fruit International y ejecutivos de nuestro grupo", dijo Alk Brand, CEO del conglomerado.

Agricom fue fundada en 1980 por el empresario Rodrigo Barros, y fue pionera en la producción y exportación de paltas y cítricos.
Eben, precisamente, sucederá a Barros en el cargo, quien se retirará después de cuatro décadas al frente de la firma agroindustrial chilena. Ésta fue adquirida por Westfalia, uno de los principales productores, distribuidores y comercializadores de paltas en el mundo.