.
GLOBOECONOMÍA

Uber choca con la cultura empresarial francesa

jueves, 1 de octubre de 2015
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Expansión - Madrid

Días después de que los taxistas quemaran neumáticos e hicieran rugir sus motores por toda Francia, para protestar contra Uber Technologies, dos representantes de la empresa entraron en el despacho de la máxima autoridad policial de Francia.

Uno de ellos, Mark MacGann, director de políticas públicas de Uber en Europa, explicó que la empresa estaba dispuesta a suspender su servicio Uberpop, de bajo coste, que utiliza conductores no profesionales, a cambio de que el gobierno francés relajara la normativa para los conductores acreditados de los restantes servicios de Uber.

Bernard Cazeneuve, ministro del Interior francés, estalló, furioso: "No hay condiciones de ningún tipo. Lo único que hay que hacer es respetar la ley. Punto".

Tres días más tarde, Uber suspendió el servicio Uberpop, y ahora la empresa está intentando impugnar la ley ante el Tribunal Constitucional francés.

Es una estrategia típica de Uber: implantar sus servicios en nuevos países y ciudades de todo el mundo, ofrecer a los consumidores una alternativa profesional a los taxis y combatir las normativas que restringen sus operaciones. Uber está valorada en más de US$50 millones, si bien es cierto que se encuentra inmersa en litigios desde Barcelona a Delhi y Seúl.

Sin embargo, la batalla francesa ha planteado dudas sobre la capacidad de esta empresa, originaria de San Francisco, de superar obstáculos normativos y de hacer las paces con los gobiernos.

Presionadas por empresas de taxi con intereses políticos, las autoridades francesas han impuesto nuevos decretos y leyes a lo largo de los últimos dos años para restringir el crecimiento de empresas como Uber.

"Los nuevos modelos están desafiando el poder de los Estados", explica Bruno Lasserre, jefe de la autoridad francesa sobre competencia. "su planteamiento es: 'vamos a interponer recursos para ganar tiempo y, cuando ya esté todo dicho y hecho, será demasiado tarde, y nosotros habremos crecido tanto que no podrán obligarnos a cerrar".

Pero en Francia las cosas han sido diferentes. Tras haber argumentado ejecutivos de Uber que Uberpop no se vería afectada por una nueva ley concebida para limitar precisamente ese servicio, la fiscalía presentó cargos contra los dos máximos ejecutivos de Uber en París, a los que acusó de operar servicios de taxi ilegales, entre otros cargos.

Por su parte, Nicolas Rousselet, presidente de la empresa francesa de taxis Groupe G7, explica que para él, el problema es la filosofía de la "empresa de California", no su competencia. "¿Queremos vivir en una fantasía libertaria donde impere la ley de la jungla?", pregunta. "Eso es de bárbaros". Así, Rousselet presionó al ministro del Interior para que acelerara la entrada en vigor de una nueva ley que, entre otras cosas, endurecía las penas por operar servicios de transporte con conductores que carecieran de permisos profesionales.

Uber entró en Francia en 2011 y, aunque sus conductores tenían los permisos pertinentes, sus rivales los acusaron de competencia desleal y exigieron que se les impusieran restricciones. En consecuencia, a principios de 2014, el gobierno francés impuso un retardo de 15 minutos entre el momento en que estos servicios profesionales aceptaban una reserva y el momento en que podían recoger al pasajero.

Para eludir esta norma, Uber lanzó Uberpop, en la que no eran necesarios conductores profesionales -aseguró-, porque era un servicio de uso compartido de automóviles.

El pasado otoño, Uber comunicó al ministro de Economía francés, Emmanuel Macron, que estaban dispuestos a profesionalizar Uberpop si lo requisitos para la obtención de permisos para nuevos conductores no eran demasiado duros.

No obstante, el gobierno prometió prohibir Uberpop en toda Francia a partir del 1 de enero.

Pero a medida que Francia atacaba a Uberpop, ésta se volvía cada vez más desafiante.

Cuando la policía de tráfico francesa empezó en enero a multar a cientos de conductores de Uberpop, Uber se limitó a pagar las multas y ponerlos de nuevo en ruta.

Cuando la fiscalía francesa registró las oficinas de la empresa en marzo para buscar pruebas con las que fundamentar la causa penal contra Uberpop, ésta calificó la operación de "allanamiento de morada".

En junio, los taxistas volcaron coches de Uber, y el presidente francés, François Hollande, afirmó que Uberpop "debía disolverse".

Tras la suspensión de Uberpop, el 3 de julio, Uber siguió presionando para que se relajaran los requisitos de formación para los conductores de Uber.

Sin embargo, la empresa ha tenido un éxito limitado.

El miércoles, se resolverá el recurso de inconstitucionalidad interpuesto por Uber contra la prohibición de Uberpop. Si gana Uber, probablemente la empresa abrirá de nuevo Uberpop en Francia.

"No creo que nadie de la empresa le diga que el lanzamiento de Uberpop fue un error, porque no lo fue" explica MacGann, de Uber.

Sin embargo, algunas personas que han trabajado con Uber, sugieren lo contrario. "Hay, en cierto modo, una confianza excesiva, por haber ganado poder con mucha rapidez", explica Thaima Samman, abogada que trabajó con Uber. "No es que ellos estén equivocados. Es que es muy difícil de aceptar para otras personas".

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE GLOBOECONOMÍA

Alemania 19/02/2024 Lufthansa advierte que huelga de personal en Alemania afectará a 100.000 pasajeros

Las demandas de los trabajadores incluyen un aumento salarial de 12,5% y un bono adicional por inflación cercano a US$3.232

Argentina 22/02/2024 Economía de Argentina se contrajo en diciembre a su mayor nivel desde la pandemia

Las ventas minoristas sufrieron una brutal caída de 28,5% en enero respecto al año anterior, con los mayores recortes en el consumo de alimentos y bebidas

Alemania 19/02/2024 La recesión en Alemania no significa una desaceleración grave, según el Bundesbank

La economía germana se contrajo en 2023 ya que el sector manufacturero tuvo un shock energético y la demanda externa fue baja