Estados Unidos ha registrado un total de 2.226 casos del nuevo coronavirus, pero aún no ha alcanzado el pico del brote

Reuters

El presidente Donald Trump se sometió a una prueba de coronavirus, pero dijo el sábado que su temperatura era "totalmente normal", al tiempo que anunció la ampliación de las prohibiciones de viajes a Reino Unido e Irlanda para tratar de contener el brote calificado como pandémico.

Después de que los funcionarios de la Casa Blanca dieron el paso sin precedentes de verificar las temperaturas de los periodistas que ingresan a la sala de prensa, Trump dijo a los reporteros que se realizó una prueba para detectar el virus el viernes por la noche y que espera los resultados en "un día o dos".

El mandatario se reunió con una delegación brasileña la semana pasada, de la cual al menos un miembro ha dado positivo.

El principal experto en enfermedades infecciosas de Estados Unidos, el director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, Anthony Fauci, dijo que el país ha registrado 2.226 casos del nuevo coronavirus, pero aún no ha alcanzado el pico del brote.

"Esto empeorará antes de mejorar", dijo el cirujano general Jerome Adams en la sesión informativa.

El vicepresidente Mike Pence, que dirige la respuesta de la administración al brote, dijo a los periodistas que las visitas a hogares de ancianos se estaban suspendiendo para proteger a los más vulnerables.

Más temprano el sábado, funcionarios en Nueva York dijeron que una mujer de 82 años se convirtió en la primera víctima de coronavirus del estado.

Trump declaró el viernes una emergencia nacional por el coronavirus, abriendo la puerta para proporcionar lo que dijo eran alrededor de US$50.000 millones en ayuda federal para combatir una enfermedad que ha dejado más de 5.000 muertos a nivel mundial.

En tanto, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, anunció que los demócratas llegaron a un acuerdo con la administración Trump para aprobar un paquete de ayuda para combatir el coronavirus.