"No me gustan las personas que usan su fe como justificación para hacer lo que saben que está mal", dijo el presidente de EE.UU.

Reuters

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, acusó el jueves de escudarse con hipocresía en la fe a quienes buscaron destituirlo a través de un juicio político, en un ataque contra la presidenta de la Cámara Nancy Pelosi y el senador Mitt Romney, el único republicano que votó para condenarlo.

"No me gustan las personas que usan su fe como justificación para hacer lo que saben que está mal. Tampoco me gusta la gente que dice 'rezo por ti' cuando sabe que no es así", sostuvo Trump en un desayuno anual de oración bipartidista.

Estos fueron los primeros comentarios públicos de Trump desde que el Senado controlado por los republicanos lo absolvió el miércoles de los cargos de abuso de su poder y obstrucción al Congreso.

Pelosi, una católica que inició la investigación de juicio político en septiembre, dijo a fin del año pasado que no odia a Trump y que reza por él. Por su parte Romney, que es mormón, sostuvo en un emotivo discurso antes de la votación del miércoles que su fe lo obligó a votar a favor de condenar a Trump.

Cuando Trump llegó a la reunión anual de legisladores y líderes religiosos, generalmente uno de los pocos eventos armoniosos en Washington, levantó dos periódicos que mencionaron su absolución.

El mandatario no saludó a Pelosi, que se sentó con él en el escenario. Cuando la demócrata habló, frunció el ceño, cruzó los brazos y se dio la vuelta.

Este fue el segundo choque entre ambos en menos de 48 horas. Durante el discurso del estado de la Unión del martes, Trump se negó a estrechar la mano de Pelosi y la demócrata rompió una copia del discurso en medio del acto.