El mandatario, a quien le quedan menos de dos semanas en el cargo, afirmó en su cuenta de Twitter que no asistirá a la ceremonia

Sofía Solórzano C - lsolorzano@larepublica.com.co

Esta semana Estados Unidos ha estado en el ojo público, luego del caos en el Capitolio, y de que se confirmara la victoria de Joe Biden en las elecciones presidenciales de noviembre, la expectativa estaba sobre la actitud de su adversario Donald Trump.

Esta mañana, el republicano posteó en su cuenta de Twitter que no asistirá a la toma de posesión del presidente electo Biden, que se realizará el 20 de enero, pese a haber prometido una transición pacífica del poder.

"Mi atención está puesta ahora en garantizar una transición pacífica del poder, esto es un llamado a sanar y reconciliarse", señaló el mandatario durante un discurso que posteó en sus redes sociales.

En la misma intervención, Trump aseguró que "Estados Unidos siempre ha sido un país de leyes y orden", y comentó que aquellos que protagonizaron los actos de violencia no representan al país. "Aquellos que rompieron la Ley van a pagar", precisó.

Según recoge Reuters, se rumora en la Casa Blanca que Trump podría abandonar Washington un día antes de la ceremonia, el 19 de enero, para viajar a su centro vacacional en Florida.

Finalmente, el presidente saliente, que ha hecho todo tipo de comentarios en su cuenta de Twitter, señaló que aquellos que votaron por él no serán tratados injustamente y que, por el contrario, "tendrán una voz enorme en el futuro".