.
HACIENDA Theresa May propone dos años de transición para suavizar el golpe del Brexit
viernes, 22 de septiembre de 2017

La UE tacha su discurso en Bruselas de falta de concreción

Expansión - Madrid

La primera ministra Theresa May ha propuesto hoy en Florencia (Italia) un periodo de transición de dos años para suavizar el golpe que el Brexit supondrá para las empresas británicas, lo que implica que Reino Unido seguirá siendo parte del club europeo hasta, al menos, 2021.

May explicó que esta medida dará certidumbre y estabilidad a las empresas, reconociendo que Reino Unido no estará preparado para dejar la UE en el plazo estipulado de dos años desde que se activó la salida oficial, en marzo de 2017.

El discurso era muy esperado, pero causó más decepción que otra cosa. Tras tres meses de negociaciones casi bloqueadas, los miembros de la UE esperaban que May diera, por fin, señales claras en asuntos clave como cuánto está dispuesto a pagar por el divorcio con Bruselas y qué va a pasar con los derechos de los tres millones de europeos que viven en Reino Unido.

Michael Barnier, el negociador por parte comunitaria, ha asegurado que el discurso es "constructivo", pero que echaba de menos más concreción en los mensajes.

May solo ha dicho que los británicos "cumplirán con sus obligaciones", lo que permite entender que pagarán los 20.000 millones de euros (US$23.821,6 millones) que había comprometidos a corto plazo con la UE. La primera ministra aseguró que los socios europeos "no tendrán que pagar más por la salida de Reino Unido de la UE". Sin embargo, no hizo ningún comentario sobre el resto de compromisos a largo plazo, que ascienden según los analistas a más de 60.000 millones de euros (US$71.464,7 millones) y que otras voces cifran en hasta 100.000 millones (US$119.108 millones).

City UK, la asociación de firmas financieras de la City, aseguró que "la primera ministra ha marcado un camino claro que ayudará a dar certeza a los negocios. Al reclamar un periodo transitorio limitado, ha reflejado las prioridades de nuestra industria. Ahora la pelota está en el tejado de la UE y con el reloj corriendo cualquier nuevo retraso en las negociaciones sería un riesgo adicional e innecesario para la economía".

Azad Zangana, economista de Schroders, aseguró que los inversores esperaban que el discurso fuera el factor que impulsara las negociones del Brexit hacia adelante. Sin embargo, el discurso fue una versión una poco más ligera de su discurso de enero en Lancaster House, Londres, y no incluyó muchos de los detalles concretos que quiere conocer la Comisión Europea".

May repitió varias veces las palabras "imaginación" y "creatividad" como las claves para encontrar un ajuste al caso británico tras el Brexit. Ni el modelo de Noruega ni el canadiense -los dos ejemplos de países que siempre se ponen a la hora de dibujar el futuro de Reino Unido- le convencen.

May, en un tono más conciliador que en otras ocasiones, quiso hacer un guiño a los europeos residentes en Reino Unido, en especial a los 600.000 italianos que allí viven. La primera ministra aseguró que uno de sus grandes retos es mantener los derechos de los europeos. "Queremos que os quedéis y valoramos vuestra contribución", dijo. "Ha sido y sigue siendo uno de mis objetivos que podáis seguir con vuestra vida como antes".

La libra cayó de forma pronunciada durante el discurso de May, por estar descontado por los mercados todo lo que dijo.

MÁS DE GLOBOECONOMÍA

Hacienda 22/07/2021 Moody’s dice que Perú enfrenta “gran incertidumbre” tras proclamación de Castillo

La agenda económica es fuertemente esperada también en Perú, y de hecho, la Unión de Gremios del Perú pidió que se impulsen medidas claras para la reactivación

Vietnam 24/07/2021 Nike y Adidas anuncian cierres en fábricas asiáticas debido a restricciones por covid-19

Los cierres temporales se producen cuando las líneas de montaje se preparan para la temporada de compras navideñas

Japón 22/07/2021 Director de ceremonias de Tokio 2020 fue despedido por hacer broma del Holocausto

El Centro Simon Wiesenthal emitió un comunicado en el que condenaba sus comentarios como "maliciosos", realizados en 1998

MÁS GLOBOECONOMÍA