RIPE:
GESTIÓN

La multinacional española, junto a Telecom Italia y Claro México, presentó una oferta vinculante para adquirir el negocio Grupo Oi

Gestión - Lima

Telefónica presentó una oferta vinculante para adquirir junto con Telecom Italia (TIM) y Claro (México) el negocio móvil del Grupo Oi, según ha comunicado la compañía española en un hecho relevante a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), supervisor bursátil español.

La oferta de compra se ha realizado a través de la filial Telefónica Brasil y, en el proceso, Telefónica tendrá el derecho a igualar la mejor oferta de compra por el negocio móvil de Oi, en su condición de primer licitador (‘stalking horse’).

Telefónica apunta que esta oferta se enmarca en la hoja de ruta establecida el pasado noviembre y que sitúa a Brasil entre los mercados prioritarios de la compañía, junto a España, Reino Unido y Alemania.

El grupo español considera que la operación generará valor a través de un mayor crecimiento, generación de eficiencias operativas y mejoras en la calidad del servicio, y que contribuirá al desarrollo y competitividad del sector brasileño de las telecomunicaciones.

El pasado 16 de julio Telecom otorgó “plenos poderes” a su consejero delegado, Luigi Gubitosi, para examinar y aprobar las condiciones finales de la oferta vinculante por el negocio de telefonía móvil de la operadora brasileña.

El 17 de junio, Oi indicó que el precio mínimo de sus activos de la red de telefonía móvil es de 15.000 millones de reales ( US$2.850 millones) y que los vendería al mejor postor.

La subasta competitiva se celebrará en el cuarto trimestre del año -previa reunión de los acreedores en agosto-, aunque el mercado ve fuertes probabilidades de que no concurran más ofertas, al haberse aliado los tres principales operadores del mercado brasileño.

Para Vivo, la marca de Telefónica en Brasil, una operación de este tipo refuerza su posición como líder en el mercado móvil de ese país, al incorporar clientes, espectro y activos de red, mayormente torres, que serán clave para mantener una elevada calidad de servicio en todas las tecnologías, según fuentes del mercado.

Desde la compañía admiten que la consolidación intramercado en Brasil es posible, pero que ninguno de los tres grandes jugadores podría hacerlo sólo, por lo que destacan que la propuesta que han puesto sobre la mesa permite abordar de forma inteligente el reparto de espectro y de otros activos, como los clientes.

A falta de materializarse, la operación contribuirá al desarrollo y competitividad del sector de telecomunicaciones brasileño, al tiempo que implica una buena solución para Oi, en concurso de acreedores desde el 2016.

La operación, lanzada solo un mes después de que Oi fijara el precio mínimo de sus activos móviles y su plan, sin que en América Latina se hable aún de nueva normalidad, implica conseguir significativas sinergias de espectro, de eficiencia en red y comerciales.

Respecto a su financiación, destaca la fuerte capacidad de generación de caja (FCF) de Telefónica Brasil, el bajo endeudamiento y ratios de interés atractivos, según las fuentes.

Fitch acaba de asignar este mismo mes a Telefónica Brasil/Vivo una calificación nacional a largo plazo de “AAA” con perspectiva estable.

La agencia lo justifica en un modelo de negocio sólido, su posición de liderazgo en el mercado telco brasileño y un perfil financiero caracterizado por sólida liquidez y bajo apalancamiento.