Los ingresos y el gasto en tarjetas cayeron aproximadamente 30% en el segundo trimestre a pesar de los esfuerzos de la empresa

Bloomberg

Los clientes de American Express Co. siguen pagando US$550 al año por una tarjeta de viaje premium durante la pandemia. El problema es que no la usan mucho mientras están confinados en casa.

Los ingresos y el gasto en tarjetas cayeron aproximadamente 30% en el segundo trimestre a pesar de los esfuerzos de la empresa al inicio de la pandemia de covid-19 para reformular algunos de sus productos más populares, agregando beneficios como créditos para servicios de contenidos digitales.

“Nuestros resultados del segundo trimestre reflejan los desafíos del entorno actual”, dijo el líder ejecutivo Steve Squeri en un comunicado el viernes. Los resultados iniciales de los nuevos programas de recompensas “han sido alentadores. No hemos visto un aumento en los niveles totales de cancelación de clientes respecto a años anteriores”.

Si bien las tarifas de las tarjetas aumentaron 15%, los ingresos cayeron 29% a US$7.680 millones, lo que quedó por debajo de las estimaciones de los analistas. Y la tasa de descuento de AmEx, una medida de las tarifas que la compañía cobra a los comerciantes cada vez que los consumidores utilizan sus tarjetas en el momento de pagar, cayó a 2,23% desde 2,37% un año antes.

AmEx, que considera a Delta Air Lines Inc. y Marriott International Inc. como sus dos socios principales en el negocio de las tarjetas de marca compartida, está lidiando con la desaceleración mundial en viajes y restaurantes. El gasto en sus tarjetas cayó 34% a US$205.000 millones, frente a la estimación media de US$215.000 millones de analistas recabadas por Bloomberg.

“Mirando hacia el futuro, continuaremos enfocándonos en lo que podemos controlar: apoyar a nuestros clientes, compañeros y comunidades, mientras administramos nuestros gastos con prudencia”, dijo Squeri en el comunicado.