miércoles, 21 de agosto de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Ripe

La segunda mayor economía del sudeste asiático se contrajo 0,3% entre abril y junio.

La economía de Tailandia se contrajo inesperadamente en el segundo trimestre, cayendo en una recesión moderada debido a la debilidad de las exportaciones y de la demanda interna, pero es probable que los temores por el alto endeudamiento de los hogares eviten que el banco central reduzca aún más las tasas de interés.

El 0,3% de contracción en la segunda economía más grande del sudeste asiático, respecto de los tres meses previos, se suma a una serie de datos decepcionantes que proyectan una sombra sobre una de las regiones con crecimiento más acelerado del mundo.

Pese a ello, los economistas dijeron que esperan que la economía recupere el impulso en el segundo semestre, reduciendo la presión sobre el Banco de Tailandia para reducir los tipos. La mayoría espera que la tasa de interés de referencia permanezca sin cambios durante el resto del año.

La contracción del trimestre abril-junio se compara con una caída revisada de 1,7% en el Producto Interno Bruto entre enero y marzo. Los economistas encuestados por Reuters esperaban un aumento de 0,2% en el último trimestre. Una recesión técnica se define típicamente como dos trimestres consecutivos de contracción del PIB.

Respecto del mismo período del año anterior, el crecimiento del país en el segundo trimestre se desaceleró a 2,8%, por debajo del 3,3% que esperaban los analistas, y frente a una expansión revisada de 5,4% en los primeros tres meses del año.

“Las exportaciones se han mantenido débiles, mientras que la demanda doméstica también se está debilitando, y el plan de gasto en infraestructura también se ha retrasado”, dijo a Bloomberg el operador de tipo de cambio de Sumitomo Mitsui Banking, Kozo Hasegawa. “El panorama para la economía es más severo ahora”, añadió.

Rol del banco central

Después de subir la tasa de interés en mayo, el comité de política monetaria del banco central dejó la tasa de referencia sin variaciones en 2,5% en su reunión de julio, citando el elevado endeudamiento de los hogares como una preocupación.

El gobernador asistente, Paiboon Kittisrikangwan, aseguró el mes pasado que el nivel de endeudamiento de los hogares, de 80% del PIB, limitaba el espacio para una reducción de tipos. La institución tiene su reunión de política monetaria agendada para hoy.

“El crecimiento del PIB del segundo trimestre menor a lo esperado presiona aún más al Banco de Tailandia para que reduzca su tasa de interés. Sin embargo, el alto crecimiento del crédito y el aumento del endeudamiento de los hogares reduce la posibilidad de una baja en los tipos”, dijo a Reuters el analista de Forecast Pte, Bernard Aw.