La organización también se compromete a reducir a cero sus emisiones directas antes de 2040 mediante la inversión en ambulancias eléctricas

Bloomberg

El Servicio nacional de salud del Reino Unido se ha fijado la meta de alcanzar cero emisiones netas de gases de efecto invernadero para 2045, lo que lo convierte en el primer servicio de salud del mundo en establecer un objetivo climático tan ambicioso.

La organización también se compromete a reducir a cero sus emisiones directas antes de 2040 mediante la inversión en ambulancias eléctricas y la construcción de hospitales más ecológicos. La fecha límite de 2045, que incluye las emisiones de toda su cadena de suministro, está definida cinco años antes de la meta del Gobierno del Reino Unido establecida el año pasado, la primera en ser registrada como ley por una nación rica.

“No es suficiente que el Servicio nacional de salud trate los problemas causados por la contaminación del aire y el cambio climático, desde el asma hasta los ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares”, dijo Simon Stevens, director ejecutivo de la institución, en un comunicado la semana pasada. “Tenemos que desempeñar nuestro papel para abordarlos en la fuente”.

Las actividades del organismo y los pacientes que utilizan sus servicios producen actualmente alrededor de 25 millones de toneladas métricas de dióxido de carbono equivalente por año, más que las emisiones anuales de Croacia. Eso representa 7% del total del Reino Unido.

El plan incluye el compromiso de construir 40 hospitales con emisiones netas cero, incentivar al personal a que se movilice en bicicleta al trabajo y desarrollar las primeras ambulancias híbridas de hidrógeno y electricidad del mundo con doble tripulación. También planea implementar generación de energía renovable en el sitio, iluminación LED y mejorar la eficiencia energética en sus edificios.

Como parte del logro de su objetivo general, el servicio presionará a sus proveedores para que reduzcan sus propias emisiones. Cerca de 500 de ellos se incluirán en un “programa de participación” a partir del próximo año, que les exigirá establecer planes para reducir los gases de efecto invernadero emitidos en sus cadenas de suministro, conocidos como emisiones de Alcance 3. Los medicamentos obtenidos por la institución representan una quinta parte de sus emisiones totales, y la mayor parte proviene de inhaladores y gases anestésicos.

En los casos en que las emisiones no se pueden reducir en su origen, la entidad dice que explorará opciones para compensar su impacto de efecto invernadero mediante la captura de carbono en bosques y el uso de tecnología de captura de carbono.