En el "Supermartes" participan desde la pequeña Maine en el este hasta California rica en delegados

Reuters

Bernie Sanders intentará confirmar su liderazgo en la carrera presidencial demócrata cuando 14 estados voten este martes, mientras que su máximo rival, Joe Biden, aspira a recortar terreno dejando atrás a Michael Bloomberg y consolidando el apoyo moderado en el día más importante de la contienda.

En el "Supermartes" participan desde la pequeña Maine en el este hasta California -rica en delegados-, convirtiendo por vez primera en una competencia nacional la batalla demócrata para encontrar a la persona que se enfrentará al presidente republicano Donald Trump en la elección del 3 de noviembre.

La avalancha de primarias podría aportar finalmente algo de claridad en una abarrotada carrera por la Casa Blanca que ha vivido el auge y caída de varios aspirantes, dejando a muchos votantes demócratas confundidos y sumidos en la incertidumbre.

Sanders, el senador progresista por Vermont que lidera el proceso, espera dar un paso de gigante hacia la nominación, ya que estará en juego más de un tercio de los delegados que acabarán escogiendo al eventual candidato.

No obstante, Biden está emergiendo como su gran amenaza. La sonada victoria del exvicepresidente en Carolina del Sur el sábado generó una avalancha de apoyos por parte de autoridades demócratas preocupadas por la posibilidad de que las propuestas socialdemócratas de Sanders para reestructurar la economía hundan al partido en noviembre.

Biden cobró impulso antes del Supermartes, ya que sus rivales moderados Pete Buttigieg -exalcalde de South Bend, Indiana- y Amy Klobuchar -senadora por Minnesota- se retiraron de la contienda y le respaldaron.

"Busco a un presidente que saque lo mejor de cada uno de nosotros y animo a todos los que formaron parte de mi campaña a unirse a mí porque hemos encontrado a ese líder", dijo Buttigieg sobre Biden en un acto de campaña en Dallas.

Klobuchar se unió al exvicepresidente sobre el escenario en un mitin posterior en Dallas para anunciar su apoyo. "Tenemos que unir a nuestro partido y nuestro país", afirmó.

El objetivo de Biden el martes será quedar cerca de Sanders en el número de delegados, manteniendo la posibilidad de seguir ganando terreno según avance la campaña. Sanders aventaja a Biden en 60-54 delegados. Se necesita un total de 1.991 para lograr la nominación en la convención del partido en julio.

Bloomberg, el multimillonario exalcalde de Nueva York, entrará por vez primera en la competencia tras saltarse las cuatro primarias iniciales. Se ha gastado más de 500 millones de dólares de su bolsillo para bombardear con anuncios el Supermartes y los estados que votarán más tarde, pero vio caer sus números en los sondeos tras un deslucido primer debate.

La senadora Elizabeth Warren, aliada progresista de Sanders, también sigue en campaña y podría ganar en su estado, Massachusetts. Las encuestas la muestran por detrás en otros estados, llevando la incertidumbre a su campaña.