RIPE:
EXPANSIÓN

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha asegurado este lunes que el Gobierno trabaja ya en el plan para reconstruir la economía española

Expansión - Madrid

Arropado por todos sus ministros, incluidos los miembros del ala morada del Gobierno, y por los primeros espadas de las grandes empresas españolas, Pedro Sánchez ha anticipado hoy que el Ejecutivo trabaja ya en los planes de reconstrucción de la economía tras el pasado devastador del coronavirus. Unos planes que se sustentan en los fondos europeos y que, según Sánchez, permitirán impulsar el crecimiento de la economía por encima del 2% en el largo plazo durante la próxima década.

Así lo ha asegurado durante la conferencia que, bajo el título de España puede. Recuperación, Transformación, Resiliencia, ha pronunciado esta mañana en la Casa de América de Madrid y con la que ha hecho una apelación a toda la sociedad, aunque con a mirada puesta sobre todo en los partidos de la oposición, para superar la crisis y "relanzar" la economía, las empresas y el empleo. Un llamamiento a la unidad que ha efectuado en presencia de los pesos pesados del Ibex 35 y destacados representantes de la sociedad civil.

El presidente ha recordado que España recibirá alrededor de 140.000 millones de euros en fondos europeos, de los que unos 72.000 millones serán a fondo perdido y el resto vía créditos. "Europa ha sabido estar a la altura y no se ha desentendido de la suerte de España", ha afirmado Sánchez en su intervención, en referencia al histórico acuerdo sellado por la UE el pasado mes de julio.

españaUna fuerte inyección de recursos para intentar superar una crisis cuyos efectos, ha reconocido, serán duraderos: "Cada vez es más obvio que la evolución de la pandemia y sus consecuencias van a seguir afectando durante los próximos meses a la vida cotidiana", ha asegurado el presidente del Gobierno, quien ha añadido que "nuestra única posibilidad es intentarlo una y otra vez hasta que el avance científico ahuyente por completo al virus y recuperemos plenamente nuestra actividad económica y social".

En ese proceso de reconstrucción y transformación de la economía para hacerla más resiliente, Sánchez ha asegurado que "el futuro del trabajo, el ocio y la educación pasa por lo digital.; también el comercio, los contactos interpersonales y nuestra salud". Una visión del futuro que se alinea con los objetivos que se ha marcado la UE. "Alrededor del 40% del PIB europeo estará digitalizado en 2021", ha afirmado Sánchez, por lo que es necesario acelerar la digitalización de las pequeñas y medianas empresas.

La otra gran pata del proceso de transformación que debe abordar España es la transición ecológica, también en sintonía con el horizonte marcado por Europa, impulsando proyectos que aceleren ese proceso.

Junto a estos grandes pilares, Sánchez ha anticipado que su hoja de ruta buscará también fomentar la "cohesión territorial y social, porque "no podemos tolerar más desigualdad ni desequilibrios", ya que no solo es una cuestión de justicia, sino también de "eficacia económica".

Sánchez ha concluido su discurso apelando a la unidad de todas las fuerzas políticas, porque "no hay virus de izquierdas ni de derechas", sino "un virus que nos amenaza a todos". En este sentido, el presidente ha enfatizado que "España debe entenderse con España, como Europa se entendió con Europa en julio". En un mensaje cuyo destinatario principal era en gran medida el PP, el jefe del Ejecutivo ha subrayado que "para recuperarnos necesitamos trabajar unidos y para ello necesitamos instituciones sólidas, legitimadas, actualizadas", ha señalado

Sánchez en referencia a la renovaciones pendientes del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), el Tribunal de Cuentas o el Defensor del Pueblo. A eso ha añadido la necesidad de "un nuevo clima político marcado por la estabilidad y la unidad".

Sánchez ha pronunciado estas palabras dos días antes de recibir en la Moncloa a los líderes del PP y Cs, Pablo Casado e Inés Arrimadas, respectivamente. Una apelación a la unidad escenificada junto a grandes empresarios y colectivos de la sociedad civil con la que el Gobierno elevaba a priori la presión esencialmente sobre Casado. No obstante, el rechazo de Unidas Podemos a que ni Cs y ni PP participen en la negociación de los Presupuestos de 2021, una oposición luego ligeramente matizada, ha diluido en buena parte esa presión, al torpedear ya de antemano un llamamiento a la unidad al que se opone su propio socio de Gobierno.

El PP ha reaccionado a la conferencia de Sánchez calificándola de "márketing puro". "Claro que España puede, pero no sé si puede con este Gobierno. Hemos asistido a un acto de marketing puro en vez de desgranar los problemas que tiene España. Y los datos no son tan buenos", han señalado los populares en su cuenta oficial de Twitter.