Su propio equipo médico, encabezado por Sean Conley, informó que hasta el sábado el mandatario no había presentado fiebre

Laura Fernanda Bolaños R. - lbolaños@larepublica.com.co

La pandemia del covid-19 golpeó las puertas de la Casa Blanca la semana pasada, y en tan solo tres días movió las fichas de una campaña que busca la reelección presidencial. Después del resultado positivo para covid-19 del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, durante el fin de semana se presentó un rifirrafe entre los equipos médicos por intentar dar un parte positivo al mundo y los ciudadanos.

En un principio su propio equipo médico, encabezado por Sean Conley, informó que hasta el sábado el mandatario no había presentado fiebre y estaba en buenas condiciones. “El equipo y yo estamos muy contentos con el progreso que ha logrado el Presidente”, fueron las palabras desde el Centro Médico Militar Walter Reed. No obstante, minutos después fuentes cercanas informaron un panorama no tan claro sobre el estado de salud de Trump.

“Algunos de sus signos vitales durante las últimas 24 horas fueron muy preocupantes. Las próximas 48 horas serán cruciales”, fueron las palabras de una persona familiarizada con la salud del mandatario.

Tras información contradictoria y tratamientos como una dosis de cinco días de Remdesivir, el tratamiento experimental Regn-COV2 de Regeneron y cocteles de zinc, vitamina D, famotidina, melatonina y aspirina, el mismo mandatario decidió aclarar las dudas y hacer su primera aparición pública desde el resultado por medio de su cuenta de Twitter.

“Agradezco a todo el equipo profesional médico por el gran trabajo hecho. Llegué sin sentirme muy bien, ya me siento mejor y estoy trabajando duro para volver porque aún debemos hacer a América próspera de nuevo”, fueron algunas de las palabras del dirigente.

LOS CONTRASTES

  • Robert O’BrienAsesor de seguridad nacional de EE.UU.

    “No hay nada en la mesa ahora mismo sobre transferencia de poder. El Presidente recibirá informes de inteligencia por vía remota y está firmemente al mando”

Pero la salud del presidente Trump no es la única que preocupa, especialmente a la campaña presidencial que busca una reelección contra el candidato Joe Biden. Después de conocerse el resultado del Presidente y la primera dama, Melania Trump, nueve personas más de su equipo se vieron afectadas por la cercanía con el dirigente. Nombres como Hope Hicks, Bill Stepien, Kellyanne Conway y Ronna McDaniel resaltan dentro de los afectados. (Ver gráfico)

Ayer, los médicos de Trump se pronunciaron y afirmaron que “su condición está mejorando y podría ser dado de alta del hospital tan pronto como el lunes, pero también reconocemos que sus niveles de oxígeno habían bajado dos veces”.

Respecto a la posibilidad de transferencia de poder al vicepresidente, Mike Pence, el asesor de seguridad, Robert O’Brien, afirmó que “no hay nada en la mesa ahora mismo. El presidente recibirá informes de inteligencia por vía remota y está firmemente al mando del gobierno del país”.