El nuevo sol se convirtió en la moneda emergente con mayor retroceso después del rand sudafricano tras caer 1,3% en la jornada

Sebastián Montes

La destitución del presidente de Perú, Martín Vizcarra, decidida por una votación de 105 firmas de 130 que representan al Parlamento, deja asuntos pendientes en materia económica que abren la puerta a potenciales riesgos que contribuirían a fragilizar una democracia ya precaria, según analistas.

En el corto plazo el impacto fue directo hacia el nuevo sol (moneda peruana) y en la Bolsa de Valores de Lima donde los activos presentaron grandes caída. Según datos de Bloomberg, el nuevo sol se debilitó 1,3%, el tipo de cambio llegó a su nivel más alto desde 2002, con una cotización de 3,66 soles por dólar, mientras que los bonos peruanos con vencimiento en 2050 cayeron a un mínimo de cinco meses, con una baja de 2,57 centavos por dólar a US$156,63.

Por su parte, el índice BVL de la Bolsa de Valores mostró un comportamiento diferente al que registró en la jornada del lunes tras el anuncio de la vacuna de Pfizer. Durante la jornada la bolsa perdió 5,8% y se cotizó a 17.800,85 unidades.

Todos los sectores mostraron descensos en la apertura de la sesión, con el financiero a la cabeza tras desplomarse 14,1%, seguido del industrial (-3,21%) y el de consumidor (-2,93%).

En el mediano y largo plazo los desafíos económicos están más enfocados hacia la recuperación del país tras el impacto del covid-19. Así, un primer riesgo es la continuidad estatal. Para la presidenta de la ONG Transparencia, Adriana Urrutia, la llegada de un nuevo presidente y el hecho de que todos los ministros del gobierno anterior renunciaran a sus cargos plantea serias dudas sobre la forma de garantizar “que el estado continúe sus funciones”.

“Ahí hay un riesgo grave de que el Estado no responda a las emergencias que estamos teniendo en este momento, que tienen que ver con la crisis sanitaria, económica y política, sobre todo a pocos días de aprobarse la ley de presupuesto de 2021”, aseguró.

LOS CONTRASTES

  • Juan de la PuenteAbogado y politólogo peruano

    “Hay una incertidumbre en materia económica y habría que ver quién reemplaza a la ministra de la cartera, que era la garante del modelo del país económico”.

  • Adriana UrrutiaPresidenta de Transparencia

    “Este gobierno no goza de legitimidad social. No hay una base ciudadana que lo sustente, arriesgando que las decisiones que se tomen no correspondan a sus demandas”.

Se teme la posibilidad del uso de dicha ley de presupuesto para facilitar fines y objetivos que pudieran favorecer a algunos partidos y que se busque un instrumento para hacer campaña electoral utilizando fondos públicos, en vez de destinarlos a la emergencia.

Para el abogado y politólogo Juan de la Puente otro riesgo está en evaluar el nivel de resistencia a iniciativas del Congreso, en parte aquellas relacionadas con el gasto fiscal, así como la conducción del Ministerio de Economía y Finanzas y la actitud respecto al nuevo gobierno del Banco Central de Reserva. “Sobre esos tres asuntos se determinaría el curso económico del país”, concluyó.

Todo esto se suma a unos datos de producción nacional negativos desde el inicio de la pandemia. Según datos del Instituto Nacional de Estadística Informática (Inei), la última cifra registrada es de -9,82% con corte al mes de agosto, momento en que apenas se empezaban a evidenciar los primeros índices de recuperación frente a los datos de abril, que llegaron a -39,93%.

Así, inestabilidad en los planes de recuperación, equilibrio de poderes y aumento de la corrupción serían los riesgos políticos de Perú con salida de Vizcarra de la presidencia.