miércoles, 30 de octubre de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

María Alejandra Sanchez Pedraza - msanchez@larepublica.com.co

El brasileño Eike Batista tenía en sus manos el proyecto minero más ambicioso del sector en Colombia. Sin embargo, la mala hora del empresario, que en menos de un año perdió más del 90% de su fortuna, desembocó en la venta de las tres minas que tenía en La Guajira a la empresa turca Yildrim Holding AS, lo que no afectará los proyectos en el país, según la viceministra de Minas, Natalia Gutiérrez.

Y es que Batista era el propietario de dos minas a cielo abierto, Cañaverales y Papayal, y el proyecto subterráneo San Juan, el quinto depósito de carbón más grande del mundo, por lo que el acuerdo entre CCX Carvao de Colombia S.A, compañía subsidiaria de la holding CCX, y la turca asciende a US$450 millones, cuatro vences el valor de mercado de la compañía en la bolsa.

César Díaz, presidente de la Cámara Colombiana de Minería (CCM), aseguró que esta operaciones demuestra que hay una gran confianza en el sector minero colombiano y que se “ve con buenos ojos la llegada de empresas con trayectoria en la industria como este grupo turco”.

Las tres minas en La Guajira, que según cálculos de la brasileña tendrían una producción estimada de 35 millones de toneladas al año, estaban en etapa de exploración, Gutiérrez recalcó que “la empresa turca que entra al país debe cumplir con el Plan de Trabajo y Obra que se tenía con la Agencia Nacional de Minería”.

La empresa de Batista tenía además previstas dos soluciones logísticas para el proyecto: un ferrocarril y un puerto de aguas profundas con cargue directo.

Eduardo Chaparro, director de la Cámara Asomineros de la Andi, señaló que no hay razón para que se presenten retrasos sustantivos en los desarrollos.

Petrolera OGX solicitó protección por bancarrota
La solicitud de protección judicial por parte de la petrolera OGX, que se efectuó ayer, ya es calificada como la mayor bancarrota corporativa en la historia de América Latina. El tribunal de Río de Janeiro confirmó el pedido, tras el fracaso del acuerdo de la empresa con sus acreedores para renegociar las deudas por US$5.100 millones. Las malas finanzas de la petrolera obligaron a suspender los pagos a sus proveedores como Diamond Offshore Drilling Inc., Ensco Plc y Schlumberger Ltd.

La opinión

Natalia Gutiérrez
Viceministra de Minas

“No habrá afectación por la venta. La empresa turca debe cumplir con el Plan de Trabajo y Obra que se tenía trazado con la Agencia Nacional de Minería”.