El robo más grande de la historia se presentó en el Museo de Boston; el botín ascendió a US$300 millones

Tatiana Arango M. - tarango@larepublica.com.co

El robo más grande de la historia sucedió en 1990, cuando una banda de ladrones se llevó obras de arte de Degás, Rembrandt y Vermeer del Museo de Boston. Las piezas estaban valoradas en US$300 millones. La tormenta en el mar de Galilea (1633), el único paisaje marino que se conoce de Rembrandt; y El concierto (1658-1660), uno de los 34 cuadros que se conservan de Vermeer, estuvieron en el botín. Los ladrones también sustrajeron dos obras más de Rembrandt, cinco de Degas, una de Manet y otra de Govaert Flinck.

Durante el fin de semana del 15 y 16 de febrero de 2003, el Centro de Diamantes de Amberes fue víctima de un atraco gigantesco. Más de 120 cajas de seguridad de 160 fueron saqueadas por ‘La Escuela de Turín’, una banda de ladrones originaria de Italia El botín de diamantes, oro y joyas estuvo valorado en más de US$140 millones. Es considerado el mayor robo de diamantes de la historia.

El 4 de diciembre de 2008 cuatro hombres entraron a la joyería Harry Winston, ubicada en la Avenida Montaigne de París, una de las más exclusivas de la capital francesa, y se llevaron casi todas sus mercancías. La policía francesa calculó el valor total del botín en US$106 millones. El hurto empezó después de las 5:30 p.m., cuatro individuos armados, tres de ellos disfrazados de mujer, entraron en la tienda, situada en el llamado Triángulo de oro, la zona donde tienen sus locales las cadenas los más célebres joyeros, y saquearon el local sin propinar ningún disparo.