RIPE:
EL ECONOMISTA

Hasta ahora, Rusia se ha mostrado muy recelosa a la hora de compartir documentación científica sobre esta vacuna

El Economista - Ciudad de México

El creador de una vacuna rusa contra el Covid-19 aseguró este miércoles que esta tiene una eficacia del 92%, días después de que la farmacéutica estadounidense Pfizer y el alemán BioNTech anunciaran que la que están desarrollando ellos es eficaz en un 90 por ciento.

Como sus competidores, el Fondo Soberano Ruso (RDIF) y el instituto de investigación Gamaleya destacaron en un comunicado la eficacia de la vacuna Sputnik V, actualmente en fase 3 de ensayos clínicos aleatorizados a doble ciego -un tipo de experimento utilizado en varias disciplinas-, realizados con 40,000 voluntarios.

"El análisis estadístico de 20 casos confirmados del nuevo coronavirus, casos repartidos entre personas vacunadas y otras que recibieron placebo, indican un nivel de eficacia del 92% de la vacuna Sputnik V después de una segunda dosis", según el documento.

Hasta ahora, Rusia se ha mostrado muy recelosa a la hora de compartir documentación científica sobre esta vacuna, ensalzada por el presidente Vladimir Putin, pero este miércoles los creadores de Sputnik V aseguraron que la investigación será publicada dentro de poco "en una de las principales revistas médicas del mundo y evaluada por homólogos".

El RDIF también afirmó que aportaría todos los datos necesarios a los reguladores nacionales de los países que quieran comprar la Sputnik V.

Se trata de una vacuna de "vector viral" que utiliza como vector en dos inyecciones dos adenovirus (virus muy corrientes responsables, por ejemplo, de los resfriados), transformados para agregar una parte del responsable del Covid-19.

Cuando el adenovirus modificado penetra en las células de las personas vacunadas, estas últimas fabrican una proteína típica del SARS-CoV-2, haciendo que su sistema inmunitario la reconozca y la combata, según el Instituto Gamaleya.

En agosto, Rusia ya anunció que la Sputnik V era eficaz, antes incluso de que se realizaran ensayos clínicos a gran escala, lo que generó dudas en la comunidad científica internacional.

El anuncio se produjo después de que Pfizer y BioNTech indicaran que la vacuna que están desarrollando tiene una eficacia del 90 por ciento.

Aún así, este producto también despierta importantes dudas en cuanto a la durabilidad de su protección y a los desafíos logísticos que pueda provocar.