El empresario trasladó activos desde Estados Unidos a las Islas Vírgenes Británicas, donde no pagan impuestos sobre la renta

Bloomberg

Richard Branson trasladó activos de EE.UU. a las Islas Vírgenes Británicas, lo que pone de relieve el uso de los paraísos fiscales por parte del empresario en un momento en que uno de sus negocios está solicitando un rescate del Gobierno británico debido a la pandemia de coronavirus.

Documentos regulatorios muestran que una compañía con sede en Delaware con la participación de Branson en Virgin Galactic Holdings Inc. por US$1.100 millones transfirió acciones de la firma de viajes espaciales el 16 de marzo al territorio caribeño donde vive Branson, de 69 años. Los residentes de las Islas Vírgenes Británicas no pagan impuestos sobre la renta o plusvalías. El estado de EE.UU. es conocido por preservar la privacidad de sus propietarios corporativos.

Virgin Galactic se convirtió en la primera empresa de turismo espacial en cotizar en bolsa el año pasado después de fusionarse con un vehículo de inversión cotizado, y el holding de Delaware se creó para esa transacción.

La medida no está relacionada con la solicitud de Branson de rescate para Virgin Atlantic Airways Ltd. por parte del Gobierno británico, y muchas de sus empresas pagan impuestos en el Reino Unido. Branson también ha comprometido un capital de US$250 millones para respaldar las operaciones de la compañía desde que transfirió sus acciones en Virgin Galactic.

“Es una reorganización interna que no tiene ningún impactto en nuestra participación”, dijo un representante de Branson. “En lugar de continuar manteniendo las acciones indirectamente, realizamos este ejercicio para eliminar la propiedad indirecta a través de esa subsidiaria, ya que la entidad estadounidense ya no era necesaria”.

Virgin Atlantic, la aerolínea de Branson, ha sufrido un duro impacto por la pandemia. Tras consultas con los empleados el mes pasado, el personal aceptó tomarse ocho semanas de permiso no remunerado. La compañía ha solicitado que el Gobierno británico proporcione cientos de millones de libras en préstamos y garantías de crédito respaldados por la Administración, parte de una solicitud más amplia para la industria de la aviación.

“Para el público, la objeción podría ser que este propietario de negocios globales no parece objetar a la estructuración de su propiedad a través de algunas de las jurisdicciones más opacas del mundo”, dijo Alex Cobham, director ejecutivo de Tax Justice Network. “La misma persona ahora está pidiendo apoyo público”.