.
MÉXICO La reforma eléctrica de López Obrador crearía monopolio y violaría los compromisos del acuerdo del T-MEC
viernes, 5 de febrero de 2021
RIPE:
EL ECONOMISTA

La Cámara de Comercio de Estados Unidos alertó que los cambios propuestos por el Ejecutivo Mexicano en materia de política eléctrica

El Economista - Ciudad de México

La Cámara de Comercio de Estados Unidos alertó que los cambios propuestos por el Ejecutivo Mexicano en materia de política eléctrica “podrían crear un monopolio y violar los compromisos de México en el Tratado México-Estados Unidos-Canadá.

“El proyecto de ley de reforma eléctrica presentado en el Congreso de México esta semana es profundamente preocupante. Cambios tan drásticos abrirían la puerta para el restablecimiento de un monopolio en el sector eléctrico y, creemos, contravendrían directamente los compromisos de México en virtud del Acuerdo México-Estados Unidos-Canadá (T-MEC). Además, estos cambios aumentarían significativamente el costo de la electricidad y limitarían el acceso a energía limpia para los ciudadanos de México”, afirmó en un pronunciamiento Neil Herrington, vicepresidente para las Américas de la Cámara de Comercio estadounidense.

La iniciativa de reforma a la Ley de la Industria Eléctrica enviada esta semana por el presidente López Obrador al Congreso plantea un nuevo orden de prelación para la compra de energía por parte del suministrador básico de la CFE, dejando atrás el principio rector vigente, también llamado despacho económico, que marca que la electricidad más barata se despacha o compra primero.

La propuesta establece así que el suministrador básico debería comprar primero la energía proveniente de las plantas hidroeléctricas de la CFE, luego la del resto de sus plantas (de gas, carbón, combustóleo, nuclear, etc.); en tercer lugar, la de los generadores eólicos y fotovoltaicos privados, y en última instancia la de los ciclos combinados de los privados. Lo anterior significa que daría prioridad a la electricidad de la CFE aunque sea más cara.

Herrington afirmó que “esta medida es la última de un patrón de decisiones preocupantes tomadas por el Gobierno de México que han minado la confianza de los inversionistas extranjeros en el país en el preciso momento en que se necesita más que nunca una mayor inversión extranjera directa en México. A medida que el país sale de su peor contracción económica desde la Gran Depresión, nada resultará más vital para su recuperación que los empleos y el crecimiento que generan los inversores estadounidenses y extranjeros”.

Conminó al gobierno mexicano para que retire este proyecto de ley “y se comprometa con el sector privado en soluciones tangibles para fortalecer la industria energética. Esperamos trabajar con la Administración Biden, socios comerciales clave y nuestros socios en México para apoyar un sector de energía eléctrica competitivo en México que proporcione un campo de juego nivelado para el sector privado y contribuya al crecimiento sostenible y la generación de empleo”.