El médico coreano nacionalizado en EE.UU. y expresidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, dijo que aún se puede combatir el virus

Paola Andrea Vargas Rubio - pvargas@larepublica.com.co

ARTÍCULO RELACIONADO

Economía y covid-19

Ante el aumento de casos confirmados de covid-19 en algunos países como Estados Unidos, el médico coreano nacionalizado en EE.UU. y expresidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, resaltó en un artículo publicado en The New Yorker que no es demasiado tarde para combatir el virus, pero que para ello, se necesita cambiar de estrategia y utilizar cinco armas.

Las cinco herramientas a las que se refiere Yong Kim son “distanciamiento social; rastreo de contactos; pruebas; aislamiento y tratamiento”. Las hojas de ruta de los países que no han podido debilitar al virus deberían estar basadas en los elementos anteriores, ya que no pueden seguir aislados a la espera de una vacuna, de la cual aún no se tiene ninguna certeza. “Al virus hay que salir a buscarlo”, añadió.

Las armas que menciona Yong Kim han sido expuestas en un estudio publicado en Journal of the American Medical Association y se han aplicado en Corea del Sur, Singapur, Taiwán, Hong Kong, Wuhan (China). Según el artículo, que podrá leer completo en el documento adjunto al final del artículo, “al usar estas cinco armas, ellos (los países mencionados) han controlado el virus. La evidencia de países de todo el mundo sugiere que solo esta respuesta de cinco partes es capaz de detener covid-19”.

Kim señaló que lo mejor que se puede hacer en este caso es trazar un plan como lo hizo Corea del Sur. "Allí, la gente habla sobre el covid-19 como si fuera una persona. Los líderes de los Centros Coreanos para el Control y la Prevención de Enfermedades me han dicho que el virus es astuto, desagradable y duradero, y que debe ser cazado. En Singapur y China, grandes equipos de trabajadores de la salud pública están en pie de guerra, enfrentando al virus como el enemigo mortal que es".

Otras de las naciones donde una estrategia basada en estos puntos ha dado resultado hasta el momento son Alemania y Australia, en cambio en Italia y España aún falta adoptar algunas de estas medidas por lo que el virus sigue sin estar bajo control totalmente.

Según Yong Kim, “Italia aún tiene que desplegar el arsenal completo; allí, la propagación del virus se ha ralentizado, pero no lo suficiente como para detener el brote y permitir un reinicio de la economía. España se enfrenta al mismo problema”.

Algo similar sucede en EE.UU., donde se ha empezado a ver un aplanamiento de la curva en lugares donde el distanciamiento social se ha practicado, pero aún falta salir a buscar al virus para derrotarlo.

El panorama de Estados Unidos en medio de su lucha contra la pandemia
Yong Kim resaltó que con base en su experiencia combatiendo pandemias como las del cólera en Haití y el ébola en África occidental lo más efectivo es salir a buscar al virus para acabarlo y no quedarse encerrando a que pase un ‘milagro’. Por lo que la respuesta de EE.UU. ha sido pasiva y desconcertante. “El rastreo debe ir de la mano con pruebas rápidas y precisas. (...) Pese al avance del virus aún no es tarde para el rastreo”, dijo.

En el caso de EE.UU., Yong Kim resalta que "muchas personas tienen la impresión de que es demasiado tarde para el rastreo de contactos. Dicen que es útil para mantener una infección fuera del país, pero es demasiado difícil una vez que la enfermedad está muy extendida. Como veteranos de campañas anteriores contra epidemias, podemos decir con certeza que se trata de una percepción errónea. Estamos de acuerdo en que es tarde, pero los países que han logrado suprimir covid-19 han demostrado que el rastreo de contactos es efectivo incluso en el pico de una epidemia. En la lucha contra la infección, siempre llegas tarde. La tardanza solo significa que no hay tiempo que perder".

Además de las visión anterior acerca del rastreo de contactos, el experto resaltó que es fundamental que las autoridades estén en la capacidad de mantener aislados a aquellos pacientes que presenten desde síntomas leves hasta complicaciones, ya que no se puede permitir que se queden en sus hogares y contagien al resto. En este punto subrayó que "las instalaciones de aislamiento supervisadas médicamente en hoteles y dormitorios convertidos son una parte clave de una respuesta ofensiva efectiva".