RIPE:
DIARIO FINANCIERO

La única expresidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen, tendrá a su cargo una tarea no menor: la recuperación de la principal economía del mundo

Diario Financiero

Algunas llegan y otras se mantienen. La consecuencia de ello es que en el plano económico el año que comienza está marcado por fuertes liderazgos femeninos en algunas de las instituciones más importantes del mundo.

Una de las protagonistas será Janet Yellen, quien al ser nominada por Joe Biden, se convertirá en enero en la primera secretaria del Tesoro de Estados Unidos, desde la fundación del Departamento en 1789.

La única expresidenta de la Reserva Federal tendrá a su cargo una tarea no menor: la recuperación de la principal economía del mundo, la cual por estos días se ve amenazada por récords de contagios, fallecidos y hospitalizaciones por coronavirus.

Si bien todavía no hay certezas sobre cuál de las dos finalistas será la próxima directora general de la Organización Mundial del Comercio (OMC), está claro que por primera vez la entidad tendrá a la cabeza a una mujer.

A fines de octubre se anunció que la economista nigeriana y exministra de Finanzas de su país, Ngozi Okonjo-Iweala, era la opción de los miembros del foro para convertirse en la nueva líder del organismo, pero Estados Unidos se opuso, manifestando su favoritismo por la ministra de Comercio coreana, Yoo Myung-hee. Al ser el consenso el mecanismo de elección, la moción de la administración de Donald Trump operó como veto.

Aunque por ahora no hay una fecha definida para resolver la discrepancia -y por ende conocer el nombre de la nueva directora-, son cada vez más los países que apuestan por fortalecer el multilateralismo y a la OMC en 2021, por lo que de todas maneras su líder será protagonista de la economía global.

Las que se mantienen

Las caras nuevas serán fundamentales para retomar el crecimiento en 2021, pero no son las únicas. Con Kristalina Georgieva como la máxima autoridad del Fondo Monetario Internacional, la entidad será -un año más- clave para proporcionar liquidez a los países fuertemente golpeados por la pandemia.

En el mismo organismo destaca la economista jefa, Gita Gopinath, quien nuevamente entregará las perspectivas para el panorama mundial, algo que ya fue todo un desafío en medio de la incertidumbre que ha marcado a 2020.

También desde EE.UU., Carmen Reinhart seguirá desempeñándose como economista jefa del Banco Mundial. La experta en crisis financieras y deuda pública llegó a mediados de este año a su cargo, conocimientos claves para enfrentar la recuperación global en 2021.

Al otro lado del Atlántico, Christine Lagarde seguirá marcando la pauta desde el Banco Central Europeo, de la mano de Ursula von der Leyen como presidenta de la Comisión Europea.

Desde Wall Street destaca que el año comenzará con Jane Fraser liderando Citigroup, lo que la convierte en la primera CEO de uno de los grandes bancos de inversión del mundo.

Todavía no es suficiente

Pese a que son cada vez más las mujeres a cargo de algunas de las instituciones más importantes del mundo, la participación femenina en puestos de liderazgo sigue en deuda.

Así lo ve la directora de Investigación y Académica en el Centro para Mujeres y Política Estadounidense de la Universidad de Rutgers, Kelly Dittmar, quien reconoce que “las mujeres que ahora ocuparán estos cargos desempeñarán un papel importante para seguir eliminando prejuicios y normalizando el liderazgo de las mujeres en estos niveles”, pero lamenta que “este nivel de representación de las mujeres está muy atrasado”.

A su juicio, la subrepresentación de mujeres en puestos de poder es un problema que se da tanto en el sector público como en el privado, y lamenta que “habla de un problema sistémico más amplio en el que nuestras instituciones fueron construidas por y para hombres, y en la mayoría de los casos para defender su poder”.

De acuerdo con la experta, “las mujeres han estado navegando por sistemas en los que se han visto desfavorecidas y desanimadas, pero sus éxitos en los sectores público y privado son igualmente importantes para el empoderamiento de las mujeres en general”.

Con más información sobre los objetivos de los entes internacionales.

Lea la nota original aquí.