La entidad señala que promover la inversión privada y la competencia podría reforzar la instalación de banda ancha en los países

Sofía Solórzano C - lsolorzano@larepublica.com.co

Este año todas las economías vieron cómo se aceleraba la digitalización por la necesidad de quedarse en casa para evitar el contagio. Sin embargo, la situación también dejó al descubierto grandes brechas de conectividad entre regiones, e incluso, condiciones sociales.

Al respecto, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde) realizó su informe de perspectivas de la economía digital, en el que reiteró que la pandemia aumentó la necesidad de cerrar estas brechas digitales.

El documento muestra el panorama de sus países miembro en materia de tecnología, acceso y velocidad. Enfocándose, principalmente, en la conectividad de banda ancha, que aumentó sustancialmente en los meses de pandemia.

Por ejemplo, en Corea la suscripción de banda ancha fija en Corea es de 82%; 79% en Japón; pero menos de 5% en Alemania, Austria, Bélgica, Grecia, Israel y Reino Unido. La Ocde señala que en esas regiones las zonas rurales no suelen contar con alta velocidad.

En el caso de los países de América Latina que figuran en la Ocde, Chile registró 25% en suscripción a banda ancha; México contaría con 22%, mientras que Colombia lo haría con 14%.

“El covid-19 acentuó nuestra dependencia de las tecnologías digitales y expuso la realidad de las brechas digitales entre los países y en el interior de estos. Los hogares y las empresas de todo el mundo sienten los efectos tangibles de un avance desigual en la transformación digital”, lrik Vestergaard Knudsen, secretario general adjunto de la Ocde, en la presentación del informe.

El documento cuenta con cifras a 2019, sin embargo, incluso en ese panorama antes de la pandemia se ve un incremento en el uso de redes de banda ancha, acceso a la nube y acceso a internet. Esto también habría migrado a las instituciones públicas, pues el uso servicios de gobierno electrónico fue de 58% en 2019, mientras que en 2010 la cifra fue de 43%.

Ahora, para la Ocde hay una necesidad de incrementar la conectividad y reducir estas brechas para que todos avancen en la era poscovid, pero también se abre una nueva responsabilidad para los gobiernos de garantizar un uso seguro para los usuarios en materia de protección de datos y de información.

Una de las soluciones que plantea el informe es reforzar la instalación de la banda ancha al promover la inversión privada y la competencia, fomentar el intercambio de infraestructura y dotar de conexión, al menos en niveles mínimos a las zonas rurales.

"El presente es un punto de inflexión para la transformación digital, y la forma que adopten nuestras economías y sociedades en la etapa posterior al covid dependerá de cuán bien podamos avanzar y reducir dichas brechas", concluyó el secretario.