.
AMBIENTE Países del G20 mantienen disparidad en impuestos emisiones contaminantes
miércoles, 3 de noviembre de 2021

La Ocde y la Agencia Internacional de Energía advierten que se deben eliminar en el mundo los subsidios a los combustibles fósiles

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde) dio a conocer un informe en el que asegura que un 49% de las emisiones de CO2 generadas en los países del G20 está sometido a algún tipo de impuesto, cifra que mejoró frente al 37% en 2018.

El aumento de los impuestos al carbono fue impulsado por nuevos sistemas de comercio de emisiones en Canadá, China y Alemania.

También por nuevos gravámenes al carbono en Canadá y un nuevo impuesto al carbono en Suráfrica, así como por la introducción de impuestos al carbono en México a nivel subnacional.

Sin embargo, la Ocde aclara que esto no es suficiente y que el principal problema es la enorme disparidad que hay entre los países del G20 en cuanto a la cantidad de emisiones que tiene impuestos. Es decir, mientras que en Corea del Sur un 96,5% del CO2 generado para la energía soporta alguna carga impositiva, solo 7,7% de las emisiones en Brasil tienen algún impuesto.

LOS CONTRASTES

  • Fatih BirolDirector ejecutivo de la AIE

    “El mundo necesita un aumento de inversión en tecnología así como en infraestructura de energía limpia, y la eliminación gradual de los subsidios a los combustibles fósiles”.

Entre los países con mayor cobertura de impuestos a las emisiones, además de Corea, también están Canadá, con un 88,2%; Alemania, con 88,1%; e Italia, con un 85,1%. Mientras que los de menos impuestos al carbono son Rusia, con un 13,7%; un 19,3% en Indonesia y un 22,4% en Australia.

“El progreso sigue siendo desigual entre países y sectores y no está lo suficientemente bien coordinado a nivel mundial. Necesitamos un enfoque globalmente más coherente que permita a los países elevar su ambición y esfuerzo al nivel requerido para alcanzar el cero neto global para 2050”, afirmó el secretario general de la Ocde, Mathias Cormann.

Por otro lado, las metas globales que buscan las emisiones de cero neto, el fin principal de la COP26, también se ven truncadas por los combustibles fósiles que aún están subsidiados en varios países del mundo.

La misma Ocde, junto con la Agencia Internacional de la Energía (AIE), pidieron recientemente a los gobiernos eliminar los subsidios a los combustibles y elevar sus inversiones en infraestructuras energéticas.

Las organizaciones multilaterales emitieron un comunicado en conjunto en el que instan a los países a resistirse a aumentar el apoyo a los combustibles fósiles en respuesta al aumento global de los precios de la energía y los impactos económicos de la pandemia.

“A pesar del compromiso de 2009 de los países del G20 de eliminar gradualmente los subsidios ineficientes a los combustibles fósiles, las principales economías aún respaldan la producción y el consumo de carbón, petróleo y gas natural con cientos de miles de millones de dólares estadounidenses cada año; dinero que sería mejor gastar en el desarrollo de bajos ingresos, alternativas de carbono y mejora de la eficiencia energética”, dice el comunicado.

De acuerdo con los más recientes datos de la Ocde y la AIE, el apoyo gubernamental para la producción y el uso de combustibles fósiles en las principales economías ascendió a US$351.000 millones en 2020, un 29% menos que en 2019.

“El mundo necesita urgentemente un aumento de la inversión en tecnologías e infraestructura de energía limpia, y la eliminación gradual de los subsidios a los combustibles fósiles es una de las condiciones esenciales para que eso suceda”, sostuvo Fatih Birol, director ejecutivo de la AIE.

Sin embargo, la caída se explica por la disminución en la actividad mundial y los precios del petróleo en niveles récord, que significaron que los gobiernos gastaron menos en subsidiar los costos de energía para los usuarios finales.

El sector del transporte experimentó una caída del 15% en el apoyo debido a la caída en el uso de combustible por las restricciones a la movilidad durante la pandemia, según muestran los datos de la Ocde.

Por el lado de la producción, los datos muestran un aumento del 5% en el apoyo directo a la producción de combustibles fósiles en 50 economías avanzadas y emergentes; parte de esto es el resultado de grandes rescates gubernamentales a las empresas estatales de petróleo y electricidad.

Las organizaciones proyectaron que los subsidios al consumo aumentarán nuevamente en 2021, ayudados por un repunte en la actividad económica. En particular, la Asociación Internacional de Energía estima que los subsidios al consumo se duplicarán con creces este año debido a los mayores precios de los combustibles y el uso de energía, además de las dudas sobre las reformas de los precios.

Brasil es el país del G20 donde se pagan menos impuestos por emisiones de CO2

La tonelada de carbono se paga a solo US$0,68 en Brasil. En Indonesia el precio por tonelada de CO2 es de US$1,66, mientras que en Rusia es de US$6,48. Muy diferente al Reino Unido donde la tonelada de carbono cuesta más de US$111 en impuestos, seguido de Italia, donde se paga US$108,84, y Francia. US$107,8. La Ocde explicó que las tasas más bajas no siempre significan que los países han reducido activamente los precios del carbono, sino que puede ser por la inflación y el tipo de cambio.

MÁS DE GLOBOECONOMÍA

Hacienda 29/11/2021 Colombianos son los que más creen que el mundo se volvió más peligroso en el año

Un 91% de la población en Colombia está de acuerdo con esa afirmación, arriba del promedio de 82% entre 28 países encuestados

Salud 25/11/2021 Organización Mundial de la Salud analiza una variante covid con mutaciones inusuales

Ya se han detectado 22 casos de la variante llamada B.1.1529 en Sudáfrica y todavía se desconoce su nivel de transmisibilidad

Perú 28/11/2021 Opositores en Perú presentan una moción en el Congreso para destituir a Castillo

La moción fue presentada por 28 parlamentarios. Ahora el Congreso tiene que debatir, en una sesión que aún no ha sido convocada

MÁS GLOBOECONOMÍA