La revista afirmó que el impacto de la crisis en el PIB estará determinado por tres factores, entre ellos la estructura industrial

Laura Vita Mesa - lvita@larepublica.com.co

El 14 de abril el FMI advirtió que la recesión global será la más profunda en buena parte del siglo, sin embargo, mientras las actividades productivas del mundo se han visto alteradas en todo el mundo, todavía no es clara la magnitud de los efectos que tendrán la pandemia y los ciclos de cuarentena.

Según un análisis de los datos del PIB realizado por The Economist, las tasas de crecimiento en los países ricos tienden a convergir durante los periodos de expansión, en la medida que incluso las economías más débiles son jalonadas. Sin embargo, durante los periodos de contracción, los comportamientos son marcadamente divergentes. Como ejemplo, la revista publica que durante la primera mitad de la década de los 2000, la brecha de crecimiento del PIB entre los países con mejor y peor desempeño fue, en promedio de 5 puntos porcentuales, mientras que entre 2008 y 2012, en la recesión que siguió a la crisis financiera mundial, la brecha aumentó a 10 puntos.

La publicación señala que esta recesión no será la excepción, y que tres factores marcarán la diferencia en el desempeño económico: la estructura industrial de los países, la composición de su sector corporativo, y la efectividad de sus estímulos fiscales.

Con base en eso, The Economist tomó esos indicadores para hacer un ranking de la exposición de 33 países a la recesión, en el que queda en evidencia que aquellos en el sur de Europa parecen mucho más vulnerables que sus vecinos del norte y Estados Unidos. La lista la lidera Grecia, mientras que España e Italia figuran en tercer y quinto lugar, respectivamente. Francia figura en la posición 15, mientras que Japón está en la 23 y Suecia ocupa el puesto 28. Alemania (29), Gran Bretaña (31) y Estados Unidos (33) cierran el listado.

Frente a la estructura industrial, la revista señala que las cuarentenas golpearán más fuerte a los países que dependen de actividades intensivas en mano de obra, como la construcción y el turismo, mientras que aquellos con industrias mineras fuertes tendrán un mejor desempeño.

En cuanto a la estructura del sector corporativo, The Economist señala que las economías con mayor proporción de pequeñas empresas tienen más posibilidades de verse afectadas por las cuarentenas prolongadas

Frente al tercer factor, la naturaleza del apoyo fiscal, la publicación destaca que los países ricos han implementado estímulos de una escala sin precedentes, y que el impacto que estos tendrán en el desempeño económico de los países dependerá de su diseño y tamaño.