RIPE:
EL ECONOMISTA

Mauricio Claver, primer candidato no latinoamericano en el BID aseguró que se pidió al Gobierno mexicano nominar a algún candidato

Expansión - Madrid

Estados Unidos se vio orillado a nominar un candidato a la presidencia del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), cuando México declinó hacer una propuesta, aseguró Mauricio Claver-Carone, primer candidato no latinoamericano a la presidencia del BID y actual asesor de Asuntos para el Hemisferio Occidental en la Casa Blanca.

“Mi candidatura no fue una historia de Estados Unidos. Nosotros (la Casa Blanca) pedimos al gobierno mexicano que nominara a algún candidato. Esto fue en diciembre pasado. Incluso decidieron no apoyar una lista de candidatos y se decantaron en febrero por el aspirante de Argentina (Gustavo Beliz)”, explicó.

Claver Carone, actual candidato de Estados Unidos a la presidencia del BID, refirió que al iniciar la pandemia a fines de enero, ya había 12 aspirantes a liderar el banco en diferentes partes de la región y ninguno tenía la fuerza para generar una cohesión para la candidatura regional.

Entrevistado por El Economista, sostiene que varios países sabían que Estados Unidos lo presentarían como vicepresidente ejecutivo del BID y afirma que ellos mismos le pidieron mejor buscar la presidencia.

“Saben que soy honesto, se sienten cómodos conmigo y piensan que el liderazgo de Estados Unidos será importante en la recuperación de la pandemia”, aseveró.

Sobre el respaldo que tendrá su presidencia en el BID si se presenta un relevo en la Casa Blanca en noviembre, afirma que independientemente de quien detente el poder Ejecutivo, el apoyo de Estados Unidos al banco será amplio y consistente para la capitalización de la multilateral y para ayudar a los latinoamericanos.

Históricamente, los altos cargos en organismos internacionales se han ejercido sin verse afectados por los cambios de mandatario del país que les nominó y la elección que se aproxima en el BID no creará un mal precedente, confió el primer nominado de un país no prestatario del BID.

México y el apoyo al Sur-Sureste
¿Cómo se ve México desde la Casa Blanca? ¿Qué temas domésticos son los que más le preocupan a Washington?

Estados Unidos y México transitan ahora mismo por la mejor relación entre ambos en la historia moderna. México es nuestro principal socio comercial. Lo vimos en el primer viaje del presidente mexicano al exterior. Yo participé en conversaciones de ambas comitivas, en la cena con los empresarios de ambos países y puedo afirmar que fueron muy productivas.

Puedo asegurar que mi gestión comprobada en asuntos de México, evidencia que puedo cumplir mis compromisos. He trabajado en programas de desarrollo del sur de del país y he participado en la gestión de los fondos para Centroamérica por orden del presidente (Trump) tras la ayuda de México en la situación migratoria.

Hemos comprometido 5,402 millones de dólares para México, Guatemala, Honduras y El Salvador para que el sector privado de cada país los capitalice.

México está en la coalición de países que piden aplazar la selección del presidente del BID. ¿Esta posición podría afectar la buena relación con EU?

Desde febrero México se comprometió con el candidato argentino (Gustavo Beliz). Está en su derecho. Nosotros lanzamos la candidatura el 16 de junio. Y es precisamente en honor a los compromisos, que México votó a favor de realizar las elecciones del BID en Asamblea Virtual el 12 y 13 de septiembre.

México es nuestro principal socio comercial, por lo que yo entiendo mejor que ningún otro candidato la relevancia del Acuerdo México-Estados Unidos y Canadá (T-MEC), las relaciones comerciales con México y como reforzarlas.

¿Cuál es la propuesta que tendrá el BID para México bajo su liderazgo?
Queremos ayudar a crear incentivos para que las empresas estadounidenses que se han ido a Asia regresen a la región por su voluntad, pues seguro han visto que en la pandemia y la crisis, es mucho más oportuno trabajar directamente en esta región. Queremos ayudar a la relocalización de empresas que se fueron a Asia, y México puede ser uno de los principales receptores de esa inversión por su privilegiada posición geográfica.

Del 2018 al 2019, las inversiones norteamericanas en América Latina bajaron a un rango de 35,000 a 40,000 millones de dólares de manera que pensamos que el impacto inmediato en la relocalización sería 30,000 a 50,000 millones de dólares que generarán empleo y beneficios a los países por la posición privilegiada que tienen.

Por supuesto, seguiremos promoviendo la inversión en el sureste, particularmente en proyectos de infraestructura. En el pasado existían proyectos para impulsar el desarrollo de la región pero no había oportunidad ni voluntad de las empresas para participar. Ahora con la pandemia, todo ha cambiado y esta inyección de capital no podría venir en un mejor momento para la región.

Un BID de relevancia financiera
Claver Carone asegura que nunca habían hablado en el Congreso de Estados Unidos acerca del BID ni se habían interesado en su gestión. Ahora, con un candidato de Estados Unidos sí le están otorgando un papel importante que le puede llevar a ser el mayor Banco de inversiones de América entera.

“Ahora debemos asegurarnos que los congresistas, cumplan. Nosotros vamos a canalizar la atención y energía para crear equipo con la región latinoamericana y probar que con Estados Unidos, somos América. Sin regionalismos.

“Pienso que no podría venir en un momento más oportuno (esta candidatura). En abril, al pasar el paquete de ayuda para la pandemia (en el Congreso) hubo tres autorizaciones para instituciones financieras internacionales: se duplicaron las líneas de crédito del Fondo Monetario Internacional; se incrementó el capital para el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) y se autorizó otro aumento para el brazo financiero del Banco Mundial. Y nadie se interesó en el BID ¿Dónde han estado en los últimos 10 años los demócratas y republicanos, cuando se trata del BID?