.
EE.UU.

Para los talentos del crédito privado, un millón de dólares en el año no es suficiente

lunes, 27 de mayo de 2024

La fiebre del oro del crédito privado es uno de los pocos caminos disponibles hacia una riqueza similar a antaño.

Foto: Bloomberg

La pelea entre Barings y una banda de alto nivel es un despertar para un mercado privado que se vende sobre la base de la confianza y la estabilidad

Bloomberg

Es posible que Antoine Gosselin-Mercury no esperara llegar tan pronto a las alturas de la empresa cuando se incorporó a Barings LLC en 2021. Pero en un fin de semana de marzo de este año, este empleado de nivel medio se convirtió en uno de los más veteranos de su equipo en la lujosa oficina de Londres.

Para cualquier financiero que quisiera hacerse un hueco en el floreciente mercado de crédito privado de US$1,7 billones, Barings era un buen lugar donde estar. La división de Finanzas Privadas Globales de la firma forma parte de la élite desde hace tiempo, especialmente en Europa. Cuenta con un pedigrí en préstamos a empresas que se remonta a 1992, una posición elevada en los rankings de operaciones y una empresa matriz que gestiona medio billón de dólares en activos.

Sin embargo, para muchos de los más veteranos de "GPF", ese brillo se estaba desvaneciendo. Lo que también querían era la oportunidad de ganar más dinero. Posiblemente mucho más.

En marzo, 22 empleados de Barings renunciaron en masa y abandonaron el barco para irse a una oscura empresa llamada Corinthia Global Management Ltd., dirigida por el empresario inmobiliario australiano Paul Weightman, una figura combativa conocida por algunos como "Weighty". Gosselin-Mercury, que había sido ascendido a director justo antes del drama, se quedó. Pero un negocio que era la envidia de sus homólogos ha quedado en agua de borrajas.

"Nunca he visto una jugada como ésta en mis 18 años contratando en los mercados de crédito", afirma Edward James, director fundador de la empresa de cazatalentos financieros RCQ Associates.

Según Weightman y otras personas con conocimiento del asunto, los desertores de GPF han sido seducidos en parte por la promesa de acciones en su empresa, algo que no estaba en el menú de Barings. Aunque algunos empleados ganaban más de un millón de dólares al año, se trata de una fracción de las decenas de millones de dólares que ganan sus colegas más veteranos que han adquirido participaciones en pequeñas boutiques rivales como Arcmont Asset Management.

Y no se acerca ni de lejos a los miles de millones que ganan con sus participaciones otros pocos en lo más alto del sector. Los financieros ambiciosos solían tener muchas opciones para buscar fortunas que les cambiaran la vida, desde los banqueros que se enriquecieron cuando Goldman Sachs Group Inc. entró en bolsa hasta los magnates del capital riesgo que amontonaron sumas vertiginosas en el boom de las adquisiciones. Hoy en día, la fiebre del oro del crédito privado es uno de los pocos caminos disponibles hacia una riqueza similar.

Sin embargo, al unirse a una empresa privada de crédito, los desertores de Barings ponen en peligro las relaciones con inversores y prestatarios que han construido con esfuerzo durante décadas. Este lucrativo sector, que compite con Wall Street por ser el prestamista de referencia en la compra de empresas, se ha vendido a sí mismo con las virtudes de la confianza personal, la estabilidad y la discreción a la hora de resolver cualquier problema a puerta cerrada, lejos de la ruda mirada de los mercados públicos. La ruidosa irrupción de Weightman en la fiesta echa por tierra gran parte de todo eso.

Recuperar la confianza será difícil. Muchos inversores están furiosos, tanto con Barings por permitir que esto ocurra como con los que abandonan la empresa por no informar de su éxodo. Algunos desertores asistieron a reuniones con inversores días antes de abandonar.

Cuando los "socios comanditarios" del GPF -los planes de pensiones, fondos soberanos y otros que respaldan sus inversiones- se conectaron a una llamada programada con los dirigentes de Barings tras el bombazo del 8 de marzo, dispusieron de menos de 10 minutos y no pudieron hacer preguntas, según una de las personas presentes. Esta llamada se produjo junto con muchas charlas individuales con los inversores para explicar la situación, dice otra persona con conocimiento de las discusiones.

"Nadie va a salir bien parado de esto", dice Vasileios Kocheilas, un experimentado LP de crédito privado, y añade que los inversores habrán estado en el "limbo, preguntándose quién cuida de mis activos".

Bloomberg habló con más de una docena de personas para este reportaje, incluidos Weightman, empleados de Barings e inversores, la mayoría de los cuales quisieron permanecer en el anonimato al tratar asuntos comerciales delicados. En un comunicado enviado por correo electrónico, un portavoz de Barings dijo que GPF sigue "bien posicionada para capitalizar" el auge del crédito privado y ofrecer "valor a largo plazo" a los clientes.

Sin embargo, el mensaje de varios LP es claro: ambas partes han sufrido un daño real en su reputación. Recaudar nuevos fondos no será fácil.

Mala sangre

Las tensiones en GPF se habían ido acumulando durante un tiempo, dicen personas familiarizadas con el asunto. Muchos miembros del equipo no se sentían suficientemente respaldados por Barings y su propietaria, la aseguradora estadounidense MassMutual, y algunos se quejaban de no recibir un apoyo total en cuestiones operativas y de contratación.

Aunque alrededor del 80% de las inversiones de MassMutual en préstamos directos al mercado medio se realizaban a través de Barings, también invertía en fondos de crédito privados externos, otro punto delicado.

Casi tres meses después de la marcha de la cúpula de GPF, la mala sangre persiste. Barings ha salido a la palestra, nombrando líderes para el equipo conmocionado y lanzando una demanda contra Corinthia y dos ex empleados acusándoles de una de las mayores incursiones corporativas de la gestión de activos en años. Se alega que ambos hicieron un uso indebido de información confidencial al tratar de reclutar personal para Barings.

Corinthia ha pedido a un juez que desestime el caso, alegando que Barings no ha aportado hechos que demuestren que ha sufrido los perjuicios que alega. Los dos antiguos ejecutivos han presentado demandas similares.

Independientemente del resultado legal, el episodio ha sacudido una industria crediticia privada que se apoya en gran medida en las libretas de contactos de sus gestores estrella. Si logra ganarse a los inversores, Corinthia puede ser un modelo para otros advenedizos que busquen hacerse con equipos -una táctica disruptiva más habitual en los bancos de inversión- y para cualquier equipo al que le encantaría hacerse con una parte más lujosa de los tiempos de bonanza de este mercado. Si fracasan, los aspirantes a tránsfugas decidirán que no merece la pena.

"Todo el mundo quiere construir el próximo éxito del crédito privado", afirma el inversor Kocheilas. "Crear un equipo desde cero no es fácil, la gente lleva mucho tiempo en el mismo sitio, así que lo que está ocurriendo ahora es que, si no se ha entrado pronto, se piensa en robar un equipo".

En la breve conferencia con inversores posterior a las salidas, el responsable de activos privados de Barings, David Mihalick, reconoció la "perturbación" para los LP, pero rechazó la idea de que MassMutual no hubiera apoyado al GPF, uno de los principales generadores de ingresos. La aseguradora tiene una "visión a largo plazo de la clase de activos, y ha comunicado y confirmado su intención de seguir asignando regularmente", dijo.

El Presidente del GPF, Eric Lloyd, dijo a los asistentes que "estamos muy abiertos al negocio" y "esperamos estar muy activos". Mihalick añadió, asimismo, que sólo uno de cada 10 miembros del grupo estadounidense de la unidad había abandonado, mientras que no facilitó detalles sobre qué porcentaje se había sumado al éxodo en Europa.

Eso daba un tono diferente a la demanda, que afirmaba que globalmente los desertores "incluían a casi todos los miembros senior" del equipo. Adam Wheeler e Ian Fowler, codirectores del grupo, estaban en primera línea. Y Europa, que se llevó la peor parte de las salidas, es un gran negocio para GPF. En un momento dado, en 2022, se clasificó como el principal prestamista para empresas medianas.

Barings dejó de invertir a través de algunos fondos de GPF cuando comenzó la búsqueda de gestores de reemplazo, y algunas recaudaciones de fondos se estancaron, según personas con conocimiento de la situación. El personal subalterno está enviando currículos, dicen las mismas personas. Los rivales están dando vueltas para ver si pueden hacerse con alguno de los preciados préstamos gestionados por GPF, que gestiona unos US$33.000 millones en activos.

Corinthia también intentará hacer negocio, siempre y cuando pueda restablecer la fe de los inversores. La empresa de Weightman cuenta con el respaldo del banco japonés Nomura Holdings Inc, deseoso de expandirse en los mercados privados. Al menos un gran inversor del Golfo ha expresado su apoyo, según personas familiarizadas. Uno de los patrocinadores del equipo en GPF fue el peso pesado de Abu Dhabi Mubadala Investment Co. Varios otros LPs dicen que se lo pensarían dos veces antes de entregar dinero en efectivo a Corinthia.

Asuntos de peso

La implicación de la división de gestión de inversiones de Nomura fue una sorpresa para algunos empleados del banco japonés, según afirman personas conocedoras del asunto. Weightman, de 62 años, es un gran admirador de Japón. Es propietario de un chalet allí y ha aprendido el idioma por su cuenta.

El queenslandés, que solía conducir un Rolls-Royce por Brisbane con la matrícula W8E, añadirá sin duda un toque de color a los mercados privados.

Sus antecedentes son muy diferentes a los de la multitud habitual de ex banqueros de inversión herméticos que pueblan las altas esferas del crédito privado. Se dio a conocer en el turbulento mundo de la inversión inmobiliaria, cofundando Cromwell Property Group -donde trabajó durante un tiempo la esposa de uno de los desertores de Barings- y convirtiéndolo de un fondo local australiano en una empresa mundial que cotiza en bolsa. Habitual de la prensa económica, no tenía reparos en dar a conocer su nombre ni le incomodaba meterse en líos.

Un intento de comprar el fondo rival Investa Office Fund se convirtió en una auténtica pelea. Fue expulsado de Cromwell tras otra pelea pública, esta vez con el inversor con sede en Singapur ARA. Entonces creó una nueva empresa, Stara, que el año pasado comercializaba un fondo de US$50 millones para bares y restaurantes desde las mismas oficinas en las que lanzó Corinthia. Se decidió por el nombre de Corinthia tras reunirse con un desertor de Barings en el elegante hotel londinense del mismo nombre.

La demanda de Barings, que establece una cronología del fin de semana en que el equipo de GPF dimitió, muestra que Weightman no ha perdido ni un ápice de su agresividad. A las 17.39, hora de la costa este, del viernes 8 de marzo, envió un correo electrónico al jefe de MassMutual, Roger Crandall, en el que hacía referencia a la dimisión de Wheeler y pedía hablar al día siguiente.

El sábado por la mañana volvió a enviar un correo electrónico a Crandall diciendo que la salida de "los altos directivos creará una serie de problemas para el negocio de Barings Private Credit", según la demanda, y adjuntó una hoja de términos ofreciendo comprar todo el negocio de GPF con un plazo propuesto para anunciar el acuerdo tres días después. La oferta fue rechazada.

Weightman dice en una entrevista que intentó estructurar un acuerdo que hubiera mantenido la continuidad para los inversores de Barings.

El atractivo de la tripulación del GPF para Weightman, y el golpe que supondría para Barings perderlos, es obvio. El crédito privado ha crecido a una velocidad de vértigo y Barings se ha subido a la ola a ambos lados del Atlántico. Según documentos de inversores vistos por Bloomberg, ha invertido US$27.600 millones en Norteamérica y US$19.300 millones en Europa durante la última década aproximadamente, hasta junio de 2023.

Y el historial del equipo es impresionante. Con tasas de pérdidas anuales inferiores al 0,05%, los fondos de préstamos prioritarios más recientes obtuvieron rendimientos netos que oscilaron entre el 10,4% y el 13,4%, dependiendo de la región y el apalancamiento.

Desactivado

A medida que los bancos y los grandes gestores de activos tratan de introducirse en este mercado que mueve tanto dinero, otras empresas privadas de crédito están prestando mucha atención al episodio de Barings, desempolvando apresuradamente los contratos de trabajo y las protecciones de las "personas clave" para evitar un destino similar.

Sin embargo, los puntos débiles de las condiciones del personal de GPF facilitaron las salidas, según afirman personas conocedoras del asunto. Los contratos estaban estructurados con cláusulas de no competencia muy cortas, añaden.

El equipo estadounidense trabajaba a voluntad, dice Weightman, lo que significa que podían ser despedidos o avisar inmediatamente. Los europeos tenían que avisar con unos tres meses de antelación. "Otras empresas de primer nivel envuelven mucho mejor a su gente", afirma. Los desertores estadounidenses ya han empezado a trabajar en Corinthia. Sus colegas británicos empezarán a trabajar el mes que viene en su nueva oficina de Cavendish Square, en Londres.

Uno de los factores que convenció a Corinthia fue la concesión de acciones a los nuevos empleados, algo que gusta a los inversores porque alinea los incentivos de los gestores de fondos con los de la empresa. "Cuando trabajas en una filial de una compañía de seguros que no da acciones a nadie, que no les permite invertir en la estructura subyacente, es bastante difícil demostrar ese nivel de alineación", añade Weightman.

No siempre ha sido tan generoso. Cuando Cromwell compró el fondo inmobiliario Valad Europe en 2015, Weightman modificó las condiciones contractuales para que el equipo cobrara menos carry, dicen personas conocedoras de la situación. Muchos empleados se marcharon.

Mientras Barings lleva a cabo la difícil tarea de reponer su equipo A de crédito privado, prosiguen paralelamente sus esfuerzos jurídicos. "La gente suele decir que es prácticamente imposible llevar a cabo un traslado de un gran equipo sin incumplir un contrato en alguna parte", afirma David Fisher, socio del bufete de abogados CM Murray especializado en traslados de este tipo. "El reto para Barings es demostrarlo".

Podría decirse que la tarea más importante será cauterizar las heridas de GPF y aferrarse a su preciado lugar en las altas esferas del crédito privado. Ha estado activo desde las salidas, desplegando unos US$1.200 millones en 29 operaciones.

Pero la captación de nuevos fondos será la prueba de fuego. "Está claro que el movimiento ha sido perjudicial para Barings", concluye James, el cazatalentos. "No sólo por la pérdida de personal y conocimientos, sino también por lo público que se ha hecho".

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE GLOBOECONOMÍA

Argentina 12/06/2024 Senado argentino debate las reformas que definirán futuro de presidente Javier Milei

En medio de choques entre la policía y una manifestación contra el proyecto de ley, el debate en el Senado promete una votación muy pareja

Industria 13/06/2024 Las transacciones de fusiones y adquisiciones en América Latina bajaron 26% en mayo

Colombia es el cuarto país de la región con más negociaciones, las cuales descendieron 2% al registrar 105 transacciones en lo que va del año

Grecia 12/06/2024 Grecia cerró las escuelas y la Acrópolis debido a las altas temperaturas en la región

La colina, sede de uno de los yacimientos arqueológicos más famosos del mundo que incluye el templo del Partenón, permaneció cerrada desde el mediodía