RIPE:
DIARIO FINANCIERO

La medición efectuada entre 321 ejecutivos muestra que más de un 68% considera que un eventual estallido social 2.0 afectará muy negativamente al ambiente empresarial

Diario Financiero

Tras los casi 10 meses que suman la crisis social que estalló en octubre pasado y luego la actual pandemia, las expectativas empresariales han profundizado la baja en sus estimaciones para este año, especialmente en aspectos como las decisiones de inversión y ajustes de personal.

Asimismo, las compañías reconocen un importante impacto producto del covid-19, y entre ellas existe una alta incertidumbre respecto de la evolución de la situación social y política del país.

Así lo constata la medición realizada por EY -junto a Diario Financiero- en julio a un conjunto de 321 ejecutivos de un amplio espectro de empresas, de todos los tamaños y sectores, con énfasis en rubros como el comercio, construcción e inmobiliarias y minería.

El estudio arrojó que un 61,7% de los encuestados espera una disminución en el presupuesto de inversión, cifra que implica una fuerte alza comparada con 19,9% registrado hace un año, y que va en línea con la opinión manifestada en diciembre pasado (52,2% ) que ya mostró el cambio en la tendencia previa.

En este ámbito, un 81,3% espera ahora que su presupuesto de inversión será inferior a US$50 millones, y sólo un 5,6% proyecta que sea superior a los US$200 millones.

A esta tendencia se suman las menores expectativas asociadas a la evolución de las ventas y las utilidades registradas en la medición efectuada el mes pasado. En cuanto a los ingresos, un 65,7% cree que éstos disminuirán al cierre de este año, lo cual se compara al 22,6% de un año atrás y 41,7% tras el estallido social.

Por su parte, un 76,9% ve que sus utilidades retrocederán en 2020.
Las estimaciones de los ejecutivos están directamente vinculadas a su percepción de retroceso en el crecimiento económico, ya que casi la totalidad de los encuestados (96,6%) considera que el PIB del país crecerá bajo un 1% en este ejercicio.

Además, un 54% de los encuestados considera que el ambiente de inversión en el país es negativo, seguido por un 30,5% que cree que el ambiente es muy negativo. Y si bien el impacto del covid-19 en esta apreciación es alta (48,0%), también la posibilidad de un eventual nuevo estallido social tiene una alta incidencia, ya que un 68,2% lo considera muy negativo para las iniciativas empesariales.

Decisiones en empleo
En materia de recursos humanos, un 53,3% considera que su dotación continuará disminuyendo y solo un 10% cree que se mantendrá. De esta manera, en julio pasado aumentó la percepción observada en diciembre tras la crisis social, cuando un 48% estimaba que reduciría sus plantas.

Una de las materias que se incluyó en el último análisis a propósito de las reducciones de personal que han tenido que hacer las empresas, fue la utilidad que ha tenido la Ley de Protección al Empleo.

Si bien en la mayoría de los encuestados no aplicó esta normativa, un 19% de quienes sí la utilizaron señaló que, pese a que fue útil, de todas maneras tendrán que hacer desvinculaciones.

En la otra esquina, un 1% indicó que no le fue útil y le trajo problemas con sus trabajadores. Dentro de las medidas para reactivar la economía -y con ello la creación de empleos-, las menciones a los proyectos de infraestructura se ubicaron en el primer lugar, seguidos por acuerdos público-privados para apoyar el empleo y créditos blandos para las empresas. Menos apoyo entre los encuestados tuvieron propuestas como subsidios a ciertas actividades
económicas o regionales y planes masivos de capacitación.

Efectos de la pandemia

En cuanto a los principales efectos que ha tenido la crisis sanitaria en las empresas, están la necesidad de cambiar sus focos estratégicos, así como a hacer frente al impacto económico de la caída en la actividad. Mientras que la mayoría dice que necesitará refinanciamiento, un 55% prevé que se dificultará -empeorará o disminuirá- el acceso y condiciones de crédito y financiamiento. También casi un 80% declaró que está sufriendo problemas de disponibilidad de caja.

En cuanto a las repercusiones de la pandemia en el funcionamiento de las empresas, los destacaron los retrocesos en la productividad (59,2%) y en las condiciones laborales (40,8%). Por otra parte, anticiparon incrementos en la automatización (81,1%), la ciberseguridad (79,8%) y la transformación digital (96%).

Un 79% está de acuerdo, o muy de acuerdo, con que ha existido un cambio en el modelo de negocios y un 83% ve que se está dando mayor prioridad a la innovación. Además, cerca de un tercio ve cambios en la base de clientes y su perfil.

Otros temas que comentaron los encuestados dicen relación con el aumento del teletrabajo de manera permanente, el cambio en los modelos de negocio, el impacto sicológico del contexto actual, el aumento de la desconfianza en las instituciones y el empeoramiento en la calidad de vida.