Principales indicadores europeos pierden cerca de 7% y Wall Street adelanta una dura jornada

Diario Financiero - Santiago

Los mercados todavía no podían dejar atrás el coronavirus cuando la guerra de precios que se podría desatar en el mercado del petróleo, luego de que Arabia Saudita reaccionara ante la negativa de Rusia de recortar producción, le entrega otro dolor de cabeza a los inversionistas que llevan a que las bolsas globales sufran un verdadero "lunes negro".

El temor a una masiva fuga de los inversionistas de las acciones ligadas al petróleo desencadenó una ola de históricas caídas en las bolsas globales. Asia -al ser el primer mercado en abrir- recibió todo el golpe del nerviosismo en las mesas de dinero y el Nikkei japonés se derrumbó 5,07%, mientras que el Hang Seng de Hong Kong perdió 4,23% y el CSI 300 que lo hizo en 3,42%.

En Europa, además de el castigo a los títulos ligados al commodity, las alertas disparan los temores a una recesión, y los bancos se posicionan entre los valores más castigados de la jornada. El Cac 40 de Francia  ya cae a esta hora más de 7% y el Dax alemán sucumbe ante las presiones y lo hace en un no despreciable 6,4%. Italia es un cuento aparte, el cierre de una región completa ante los temores de la propagación del coronavirus lleva a que el Ftse de Milán se desplome más de 11%.

Estados Unidos aún no abre su jornada, pero sus principales indicadores en sus cotizaciones futuras ya hablan de un sangramiento en Wall Street. Tanto el Dow Jones, el S&P 500 y el Nasdaq anticipan caídas que se aproximan a 5%.

"El crudo se ha convertido en un problema mayor para los mercados que el coronavirus", dijo a CNBC Adam Crisafulli, fundador de Vital Knowledge, añadiendo que "será prácticamente imposible que (S&P 500) rebote de manera sostenible si el Brent continúa en picada".