.
Presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula Da Silva
BRASIL

Lula da Silva apuesta a que el giro de Brasil sobre el clima será la estrella en la COP28

miércoles, 29 de noviembre de 2023

Lula presentará su política de recuperación de pastos en la cumbre climática COP-28

Foto: Naciones Unidas

Este año, Lula busca mostrar cuán seria es la preocupación de la mayor economía de América Latina por ser ecológica

Reuters

En la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático del año pasado, el entonces presidente electo de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, fue aplaudido cuando declaró que “Brasil ha vuelto” a la lucha contra el calentamiento global. Fue una reprimenda a su predecesor Jair Bolsonaro, quien presidió una creciente deforestación de la selva amazónica ayudada por protecciones ambientales debilitadas.

Este año, Lula busca mostrar cuán seria es la preocupación de la mayor economía de América Latina por ser ecológica. En la COP28 en Dubai, dará a conocer importantes políticas para proteger el medio ambiente en el país y en el extranjero: medidas destinadas a atraer financiación verde, reducir las emisiones y subsidiar los vehículos eléctricos.

“Vamos a la COP28 en una posición de fuerza, para exigir al mundo esta transición”, dijo a los periodistas en octubre.

El presidente de 78 años ha colocado la selva tropical en lo más alto de su agenda política en su tercer mandato y está trabajando para restaurar el liderazgo climático de Brasil. Ha prometido poner fin a la deforestación; presentar una candidatura exitosa para albergar la COP30 en la ciudad amazónica de Belem en 2025; y trató de unir a los vecinos de Brasil a su causa.

Todo es parte de un esfuerzo concertado para cambiar la reputación de Brasil de un paria internacional en materia de clima a un líder del Sur Global.

En el regreso oficial de Lula a la conferencia, el gobierno brasileño traerá a Dubai lo que podría ser una de las delegaciones más grandes, incluyendo 15 ministros y más de 1.600 personas de los sectores público y privado.

“Brasil está empezando a predicar con el ejemplo” en materia de clima, dijo Laura Trajber Waisbich, directora del programa de estudios brasileños en el Centro Latinoamericano de la Universidad de Oxford.

Ya este año, Lula pasó a ser el centro de atención al convocar a líderes de naciones amazónicas vecinas (y a líderes de naciones con bosques tropicales fuera de la región) a Belem para una reunión inusual para negociar una posición unida sobre cómo proteger la selva tropical más grande del mundo.

Un acuerdo clave entre ellos es que los países ricos deben cumplir con compromisos incumplidos en el pasado de US$100.000 millones al año en financiamiento climático para las economías en desarrollo. (Los países finalmente alcanzaron el objetivo de financiación anual por primera vez en 2022, según datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos).

No está claro cuánto apoyo puede obtener Lula de las naciones ricas o cuánto más puede convencer a las naciones en desarrollo para que sigan su ejemplo. Los líderes se están reuniendo en Dubai para una cumbre de dos semanas en un contexto de dos guerras que están agotando las arcas estatales y provocando tensiones entre las potencias globales.

Lula mostrará el progreso de Brasil y sus planes para tratar de "volver a poner sobre la mesa el desafío de los 1,5°C", dijo Ilona Szabó, presidenta del Instituto Igarape, un grupo de expertos en Río de Janeiro, refiriéndose al límite de calentamiento establecido por el Acuerdo de París de 2015. Si las temperaturas aumentan más, dicen los científicos, el riesgo de impactos peligrosos del cambio climático aumenta significativamente.

El gobierno brasileño mostrará lo que ha denominado su plan de transición ecológica. Eso incluye la creación de un mercado regulado de carbono y límites de emisiones para las grandes empresas, que se está abriendo camino en el Congreso; atraer miles de millones de dólares en inversiones mediante la exportación de biocombustibles; y el cambio hacia fuentes de energía limpias.

Al mismo tiempo, la administración Lula busca servir como un interlocutor que pueda facilitar las reuniones entre países y encontrar puntos en común. “La otra opción es una película occidental”, dijo en una sesión informativa André Corrêa do Lago, el principal diplomático climático de Brasil.

Hasta ahora, los esfuerzos de Lula por unir a las naciones han producido resultados mixtos. Las reuniones de agosto en Belem, la primera reunión de este tipo en 14 años, llevaron a un pacto para evitar que la actual desaparición del Amazonas llegue a “un punto sin retorno”, pero la hoja de ruta que los ocho países trazaron decepcionó a muchos activistas por su falta. de objetivos mensurables y plazos.

“No se acercan, en términos de medidas concretas, a evitar que se produzca el punto de inflexión”, dijo Claudio Angelo, jefe de política internacional del Observatorio del Clima, una red de grupos ambientalistas brasileños.

Brasil, hogar del 60% de la selva amazónica, está sufriendo un calor récord. Este año también ha experimentado una grave sequía en el Amazonas, que ha reducido los ríos a arroyos fangosos y ha provocado incendios forestales en sus humedales.

El esfuerzo por reunificar la región se produce después de que Brasil, bajo el gobierno de Bolsonaro, enfrentara prohibiciones de importación y críticas generalizadas desde el extranjero por permitir que aumentara la destrucción de su selva tropical. El gobierno de Lula ha reducido la deforestación un 22,3% entre agosto de 2022 y julio de 2023, en comparación con el mismo período del año anterior.

"Si la tendencia que retomamos cuando asumimos el cargo continuara, la situación sería mucho peor" para la selva tropical, dijo Marina Silva, ministra de Medio Ambiente de Brasil. "El mundo lo entiende y sabe el esfuerzo que está haciendo el gobierno de Lula".

Sin embargo, en las recientes conversaciones regionales en Belem hubo rechazo al llamado de Lula a un acuerdo para poner fin a la deforestación ilegal.

En Bolivia, los incendios han quemado 3,5 millones de hectáreas (alrededor de 8,6 millones de acres) de bosque este año mientras los agricultores limpian tierras para la producción de carne y soja, mientras que en Venezuela la minería salvaje de oro se ha disparado a medida que la economía colapsa. Ninguna nación firmó un compromiso para 2021 de proteger los bosques en la COP26 en Glasgow.

La cuestión de cómo manejar los hidrocarburos también ha irritado a los líderes de esta región dependiente de las materias primas. El presidente colombiano Gustavo Petro, que ha adoptado algunas de las políticas de conservación más estrictas de América del Sur, pidió a sus homólogos en Belem que se unan a su campaña de larga data para poner fin a las nuevas exploraciones petroleras, una posición que Colombia ha señalado que continuará manteniendo en la COP28.

A pesar de todas las ambiciones verdes de Lula, su gobierno también está tomando medidas para explorar un enorme bloque petrolero en alta mar cerca de donde el río Amazonas desemboca en el mar, lo que ha generado críticas de activistas y sus propios aliados.

“A Lula le queda mucho para ondear la bandera de la acción colectiva entre los países de la cuenca del Amazonas”, dijo Matias Spektor, profesor de relaciones internacionales de la Fundación Getúlio Vargas en Sao Paulo. "Lo que podría unirlos son las percepciones compartidas de amenaza".

Los esfuerzos de la Unión Europea por aplicar normas de protección ambiental a sus socios comerciales han irritado a los líderes de Brasil y otras naciones en desarrollo, quienes han criticado medidas que consideraban unilaterales. Un acuerdo comercial largamente negociado entre la UE y el bloque Mercosur (compuesto por Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay) está estancado por nuevas solicitudes europeas para aceptar compromisos de deforestación, que Lula ha calificado de “ofensivos”.

De manera similar, los planes de la UE de imponer un impuesto a las importaciones para combatir la llamada fuga de carbono, o cuando las empresas trasladan su producción intensiva en carbono al extranjero a países con estándares de contaminación menos estrictos, han causado alarma en Brasil.

En última instancia, Lula buscará demostrar que puede generar cierto consenso en toda la región amazónica, pero “sin condicionar la política de Brasil a negociaciones con sus vecinos”, dijo Spektor. “Brasil jugará su propio juego, y Lula lo hará con la vista puesta en que sea anfitrión de la COP y que Brasil quede bajo escrutinio internacional”.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE GLOBOECONOMÍA

Reino Unido 11/07/2024 Prestamistas en Reino Unido, preparados para aumento en impagos de hipotecas

Las tasas hipotecarias siguen siendo dolorosamente altas para muchos británicos, debido a más de 10 aumentos consecutivos

España 11/07/2024 Ultraderecha española amenaza con abandonar coaliciones regionales por migración

No estaba claro si el Partido Popular podría seguir gobernando en solitario en las cinco regiones en las que se ha asociado con Vox

México 09/07/2024 Economía mexicana identifica 143 anuncios de IED por US$45,464 millones en 2024

La manufactura se concentra en el grueso de los planes de inversión, con 53% de los recursos, seguida del comercio, con 15%